Homenaje - Combate de Top Malo House

domingo, 31 de mayo de 2009 · 0 comentarios

El sargento Mateo Sbert muere el 31 de mayo de 1982 en el ataque que comandos británicos realizan en Top Malo House en el marco de los combates que se libraron en el Atlántico Sur.
En el siguiente relato de la acción contenido en internet y el video de un documental de History Channel España pueden conocerse las características y detalles de la acción en la que perdió la vida el militar sampedrino:

Los Comandos argentinos despertaron muy temprano, aún oscuro. Estaban nuevamente sin frío después de haber dormido secos, recuperados físicamente y, mientras desayunaban con chocolate caliente y galletitas, comentaron lo que hubieran sufrido de haber permanecido en Monte Simmons. Concluido el refrigerio todos comenzaron a alistar sus equipos, ya con buen ánimo, para soportar otra jornada de marcha. Eran las ocho y empezaba a clarear.
En ese momento oyeron ruido de helicóptero. Algunos especularon en un rescate anticipado ya que no estaban muy lejos de la capital y era el día señalado (el tercero de su misión) para ser recuperados y la zona era la probable. No era creíble que se tratara de un aparato británico pero alguien acotó que los argentinos no volaban sin luz. Pasó cerca, a unos cuatrocientos metros, y el sargento primero Pedrozo observó:
-Me pareció ver que no tiene la franja amarilla-
A causa de la bruma poco se distinguía, ni aun recurriendo a los visores nocturnos, y sólo se oían los motores que al rato cesaron. Reinaba incertidumbre, pero se aceleraron los preparativos para abandonar el edificio. El capitán Vercesi, ya con su correaje colocado aunque sin la mochila puesta, se hallaba en la cocina y echando rodilla en tierra intentó comunicarse por radio. En el segundo piso el teniente Espinosa recorría el horizonte con la mira telescópica de su fusil. De pronto exclamo:
-¡Me parece que hay gente que viene avanzando!
 No, mi teniente - opinó el sargento primero Helguero-, deben ser ovejas, que hay muchas por acá.
Un lúgubre presentimiento dominó a Vercesi. A su lado se hallaba el Sargento primero Sbert, a quien mucho apreciaba por haber compartido varios destinos anteriores, y ante la extrañeza de este, le tendió la mano:
-¡Suerte, Turco!
Los elementos del M. and A. W Cadre (Cuadro de guerra para la Montaña y el Ártico) descendieron del helicóptero a mil metros de la posición argentina. El capitán Boswell colocó a los siete hombres de su grupo de apoyo comandado por el teniente Murray a ciento cincuenta metros de la casa, mientras con los doce del grupo de asalto la contorneó hacia el sur-este, protegido por una elevación. "Como son tropas especiales'', pensaba, seguramente tienen centinelas afuera''. El Sargento McLean, del grupo de apoyo, se aproximó a Boswell para transmitirle una sugerencia del teniente Murray: con pedazos de turba habían moteado sus uniformes para avanzar más disimulados, por cuanto estos oscuros sobre la nieve, los anunciarían a un centinela alerta. El capitán era consciente que el suelo por donde se movían estaba dominado por una ventana del piso superior, como un ojo que los vigilara''.
Cuando Rod Boswell consideró que estaba suficientemente cerca de casa y a la vista de su grupo de apoyo, dio orden de "calar bayonetas''. El sargento Stone musitó:
-Es un engaño: no hay nadie allí.
Ante el anuncio del teniente Espinosa del avance de hombres no identificados, el sargento primero Castillo subió la escalera. Efectivamente distinguió bultos, pero sin precisar su naturaleza, pese a que ya se había levantado el sol y la claridad permitía distinguir mejor el campo. De pronto un haz de luz resplandeció sobre una de las presuntas ovejas: un soldado británico reflejaba el sol en el anteojo de campaña con el cual quiso observar mejor la casa.
-¡Ingleses! Ahí vienen!- fueron los instantáneos gritos que resonaron dentro.
Automáticamente el teniente primero Gatti, el radio operador, sacó sus claves e instrucciones del bolsillo y las quemó. Todos se pusieron en movimiento para salir, Castillo gritó a Espinosa, mientras se abalanzaba hacia la escalera:
-¡Vamos mi teniente!
Este le replicó:
- ¡No, yo me quedo! De acá tengo más campo de tiro!
En el mismo instante que abría el fuego, la casa tembló por la explosión de un proyectil antitanque Carl Gustav y comenzaron los disparos de ambas partes. Los ingleses se incorporaron y avanzaron corriendo; varios de ellos utilizaban lanzacohetes descartables Law de 66 mm y fusiles lanzagranadas M-79 de 40 mm. Vibraba la estructura de la casa por los impactos sobre sus chapas exteriores, y cantidad de balas atravesaban las endebles paredes de madera.
Los Comandos argentinos no vacilaron en abandonar el edificio para luchar mejor desde el exterior. El capitán José A. Vercesi logró llegar corriendo hasta un alambrado colocado antes del arroyo, allí tomó posición de pie - no atiné a tirarme al suelo- y comenzó a hacer fuego y a recibirlo.
Salimos entre los dos, yo te apoyo - avisó el sargento primero Omar Medina al teniente Martínez. Al hacerlo, este último sintió que lo golpeaba fuerte en la espalda una granada caída dentro de la casa, y cayó al suelo. Comenzó a arrastrarse. El impacto había sido en la cocina, volteando un panel sobre Medina, al que tiró aturdido contra la pared. Pero también pudo salir y quedó contra un ángulo exterior, al lado de una ventana, oyendo los disparos y gritos.
El sargento primero Castillo se precipitó escaleras abajo y al pisar el último escalón sintió la explosión de un cohete detrás, que destrozó e incendió la escalera. El humo comenzaba a invadirlo todo. Luego de Castillo quiso abandonar el edificio Helguero, pero una granada que explotó en la puerta, entre ambos, lo hirió en el pecho arrojándolo hacia adentro sobre Pedrozo, que venia atrás.
Una granada lanzada con fusil M-79 penetró por la ventana del piso superior, matando instantáneamente al teniente Espinosa. El estallido aturdió a Brun y Gatti, que estaban allí, un acre olor a pólvora se sintió en forma penetrante. La llamarada, el ruido y la sensación de vacío que produjo, conmocionó a los dos oficiales sobrevivientes por unos instantes. La casa temblaba por los tiros y ya comenzaba a arder. Gatti se recobró del shock causado por la onda expansiva, tomó su fusil y fue hacia la escalera: ésta no existía, era un completo aro de fuego hasta abajo. Sin pensarlo saltó por medio de él.
El teniente primero Brun, al tiempo que Espinosa caía hacia atrás ensangrentado, sintió una esquirla que le cortaba la frente. Supo que la próxima explosión no lo perdonaría, e instantáneamente tomó su decisión: se zambulló a través del traga luz.
A medida que caía podía oír los balazos que pegaban contra la pared enchapada. Cayó desde una altura no menor de cinco metros, procurando cubrirse la cabeza, pero recibiendo tan fuerte golpe que quedó completamente aturdido. Merced a su excelente estado físico y a la inmediata reacción no fue muerto en esa oportunidad. A un tremendo dolor en la frente y en la cabeza toda se sumó que no veía bien, ¡Dios mío perdí un ojo!, Pensó en el acto, aunque la falta de visión había sido producida por la pólvora que le quemó la cara, o la sangre que le caía en la frente.
Los Comandos argentinos habían logrado en su mayoría abandonar Top Malo House. La abnegación de Espinosa, que con su resistencia atrajo el fuego enemigo hacia el segundo piso, y la reacción de aquellos de salir para combatir sorprendiendo a la tropa británica, habían impedido el total aniquilamiento de la patrulla. En forma descuidada. disparando de pie con sus pistolas ametralladoras y lanzagranadas desde la cintura, sin cubrirse, los ingleses posiblemente no tuvieron en cuenta el impulso de la sección de Comandos.
Estos avanzaron corriendo hacia el arroyo, al tiempo que tiraban con sus fusiles. Las balas enemigas pegaban en el suelo siguiendo sus huellas. El teniente primero Brun pudo hacer algo más de cincuenta metros hasta que cayó sentado, atontado, sintiendo un constante zumbido en su cabeza a consecuencia de su violento golpe, De pronto vio venir derecho hacia él una granada: en forma instintiva la alejó con su mano al llegar, a tiempo que tornaba la cabeza. La granada explotó muy cerca, cubriéndole de esquirlas la espalda, y averiando su fusil. Brun sacó la pistola e hizo fuego contra un escalón británico que divisaba, pero a los pocos disparos se le trabó. Tomó entonces una granada y la tiró, pero por la conmoción sufrida olvidó quitarle el seguro. En esos momentos un tiro hizo impacto en su pantorrilla derecha.
EI teniente primero Gatti también había podido salir, llegando ileso a una zanja situada doscientos metros abajo de la casa, antes de alcanzar el arroyo Malo. Cerca del capitán Vercesi, Gatti disparaba arrodillado, mientras veía cómo la munición enemiga levantaba el barro a su alrededor. El teniente primero Horacio Losito estaba herido, al abandonar el edificio en medio del humo que lo envolvía y las balas que lo atravesaban, dirigiéndose por la cocina hacia el porch para alcanzar el arroyo, una granada había reventado contra la pared dos metros atrás, derribándolo ensordecido y lastimado en la cabeza. Un golpe quemante, un ardor fuerte, pero seguía dueño de sus movimientos. La sangre le caía detrás de la oreja y por la mejilla un grupo de cuatro ingleses ubicados a no más de veinte metros lo dieron por muerto y continuaron accionando sus lanzagranadas contra la casa sin prestarle más atención. Entonces Losito se levantó y medio agazapado vació contra ellos un cargador en automático, un soldado cayó tocado en una pierna y el resto echó cuerpo a tierra. El oficial argentino emprendió carrera hacia el arroyo, cambiando de posición y disparando a cada rato. Perseguido por los proyectiles enemigos esperaba a cada instante un tiro en la espalda. Era intención de Losito cruzar el curso de agua y trepar por la altura del frente - la casa estaba ubicada en una hondonada-, pero unos cuatro metros antes de alcanzar el Malo encontró la zanja decidiendo ocuparla. Al darse vuelta para hacer nuevos disparos, un impacto en su muslo derecho lo volteó de espaldas en la zanja. Herido dos veces, rodeado de enemigos que avanzaban haciendo fuego y sin posibilidad de reaccionar, se dio por muerto.
-¡Cristina, no voy a poder volver! -exclamó en voz alta.
El sargento primero Medina estaba resguardado en una esquina del edificio, cuando por encima de las explosiones, oyó que arriba de él se rompían vidrios y vio tirarse a un hombre: era Brun. Un soldado inglés se aproximaba gritando, le hizo fuego y lo abatió. El suboficial enfermero Pedrozo y el sargento primero Helguero pudieron zafarse de la casa en llamas y abandonarla a través de una ventana, cayendo aturdidos por los estampidos, mas luego echaron a correr. A los quince metros Helguero se desplomó herido en el pecho. Omar Medina se dio cuenta que quedaba solo y que el enemigo estrechaba el cerco. Con la protección que le brindaba el fuego que el sargento primero Sbert hacia, alcanzó la zanja donde sus compañeros estaban tirados, y arrodillándose comenzó a disparar:
Los británicos se aproximaban a ellos, y estaban a cincuenta metros cuando Medina pudo hacer impacto en un inglés, al cual siguió tirándole ya caído por ignorar si había muerto, De repente Medina sintió un golpe en su pierna izquierda, que no creyó herida por no sentir dolor al tiempo que una granada reventaba tras de si matando a Sbert, Retrocedió Medina y pudo derribar a otro soldado enemigo. Pero la patrulla de Comandos estaba completamente aferrada.
Es indudable que la posición argentina pudo haber sido eliminada sin correrse riesgo atacándola con cohetes y bombas desde el aire. Quizá el M. and A. W Cadre haya imaginado que luego de sus primeros disparos, los refugiados en Top Malo House se rendirían, que no saldrían a combatir afuera, pues lo cierto es que permitiéndoles abandonarla sin estar rodeada por completo -comenzaron a hacerle fuego desde un flanco mientras avanzaban- los militares argentinos opusieron una enérgica resistencia que ocasionó varias bajas al equipo de Boswell. Una "fiera y breve batalla'', la califican Hastings y Jenkins.
Con todo, por más ardoroso que fuera su ánimo, la primera sección de la Compañía 602 no tenía escapatoria. Ignoraban quienes calculaban poder replegarse cruzando el arroyo, que detrás de éste ocultos en la elevación que lo dominaba, permanecía al acecho la patrulla del Teniente Haddow que diera aviso, de la presencia de los Comandos.
EI teniente Daniel Martínez se había guarecido en el cobertizo del fondo, arrastrándose en dirección al agua • en medio de los proyectiles que le pasaban por encima o pegaban cerca de él, disparó contra un par de soldados que iban corriendo, obligándolos a tirarse al suelo, Martínez notó que los ingleses tenían dirigida su atención a la zanja cercana al arroyo donde sus compañeros, en línea, respondían al ataque. Mientras tanto, un británico salió velozmente del depósito de atrás, disparándole, pero Martínez le abrió con una ráfaga de FAL y cayó a tres metros de distancia.
El fragor del combate se aumentaba por el ruido de las municiones que explotaban dentro de la casa en llamas.
El teniente primero Losito, caído sobre el extremo de lo precaria trinchera, había podido observar cómo Medina se movía hacia Sbert al ser éste muerto por el estallido de una granada; y sabiendo que él también iba a sucumbir, reinicio sus disparos medio agazapado como estaba, dificultosamente, A veinte metros por la derecha avanzaban dos ingleses con sus boinas verdes, a paso ligero, disparándole con sus pistolas ametralladoras Sterling: Losito derribó a uno de ellos, un hombre grande y rubio que recibió el impacto en el estomago y cayó hacia atrás.
En la otra punta de la línea, el capitán Vercesi vio llegar a donde estaba al teniente primero Brun, cubierto de sangre de la cabeza a los pies, quien cayó a su lado. Detrás de los tiradores británicos que avanzaban en cadena, pudo distinguir que cerca de la casa el enfermero, sargento primero Pedrozo arrodillado para cubrir a Helguero, agitaba un trapo blanco indicando que allí habla un herido y que no combatía. El jefe de la sección miró a Brun "con sus heridas espectaculares" y le dijo:
-Esto no va más...
El oficial le hizo eco:
-No, no va más.
Entonces el Capitán levantó su fusil ordenando cesar la lucha. Con un setenta por ciento de bajas no tenia sentido proseguir la briosa resistencia; sólo quedaban ilesos él mismo, Gatti y los sargentos primeros Castillo y Pedrozo. El teniente primero Gatti lo imitó:
-¡Alto el Fuego!, ¡alto el fuego!.
Miguel Angel Castillo no se conformó, e instaba:
-¡Todavía no se entregue, mi capitán!
No muy lejos, tirado en la zanja, Losito podía observar que continuaban rebotando impactos en torno a su compañero, posiblemente porque algunos ingleses no se habían percatado del gesto, y gritó desesperado:
-¡Gatti, cúbrase; no se rindan carajo, porque nos van a matar!
-Mi teniente primero -le contestaba aquél-, no tire más que estamos totalmente rodeados.
Horacio Losito no cejó. Dispuesto a morir peleando se preparó para disparar al otro soldado de la pareja que se le acercara, pero ya no pudo hacerlo, la pérdida de sangre se lo impidió y se derrumbó de espaldas al pozo. Plenamente conciente todavía, pudo ver que el enemigo, un hombre bajo, morocho de bigotes, se paraba con sus piernas abiertas sobre el borde apuntándole con su pistola ametralladora. En un instante fugaz se encomendó a Dios, esperando morir rápido. Volvió a levantar los ojos y el ingles le intimó:
-¡Up your hand!, ¡up your hand! (Arriba las manos).
Losito estaba muy débil y el inglés lo notó: dejó su ametralladora, y quitándole el fusil, tomó al oficial por la chaquetilla para sacarlo, del fondo, con palabras de aliento.
-No problem, no problem, is the war (No hay cuidado, es la guerra)
Le hizo un torniquete en una pierna y le inyectó morfina de una jeringa descartable que sacó de su pecho, luego de lo cual le pintó una M en la mejilla. Enseguida pidió auxilio para transportarlo.
Sonaban todavía algunos disparos. El sargento primero Omar Medina, sordo por las explosiones y atento sólo a su frente, mantenía el fuego, y Gatti le grito:
-¡Medina, Gordo, deja de tirar que nos matan a todos, no ves que nos rendimos!
Cuando el suboficial levantaba sus manos, volvió a ser alcanzado en el muslo de la misma pierna izquierda por una granada, una herida impresionante, muy grande. Se acercó el cabo primero Valdivieso para ayudarlo y fue también alcanzado, cayendo al suelo.
El fuego cesó bruscamente, por ambos lados. Miguel Angel Castillo no quiso correr riesgos: "Yo me quedé tirado" relato, "pensé que si me paraba me iban a poner fuera de combate, así que me quedé en el suelo con el fusil al costado". Hasta que llegaron dos tipos a mi lado, apartaron con su pie el fusil, me apuntaron, y por señas me indicaron que me levantara''. Todos los británicos avanzaron para tomarlos. Cada uno de los argentinos permaneció en el lugar en que se hallaba y los hombres de Boswell se apoderaron de su armamento y les hicieron quitar el correaje. Se oían quejidos.
-Finish the war, (Terminen la guerra) -repetía el jefe británico para abortar cualquier reacción desesperada, aunque el estado de los Comandos argentinos tornaba ilusoria alguna medida más.
A distancia. Top Malo House concluía de arder.
Al concluir el combate, desde el otro lado del arroyo apareció la otra patrulla británica, gritando, que abrazó los vencedores. La patrulla de Haddow, que había observado toda la batalla, avanzó corriendo, agitando una bandera británica como una señal para ser reconocido. No quisieron correr el riesgo de ser tiroteados por su propio bando en la excitación, con la adrenalina aún fluyendo'', indica el brigadier Thompson.
Los británicos ataron las manos de sus prisioneros mientras los revisaban, y luego volvieron a soltarlos, indicándoles que recogieran a sus heridos y muertos. Ellos también comenzaron a atender a los de uno y otro lado, juntando las armas y correaje de aquellos. Algunos mantenían apuntados a los Comandos ilesos, El capitán Rod Boswell, con una libreta en la mano, pasaba lista a voces para conocer sus bajas. Éstas eran relativamente numerosas, dada la iniciativa del ataque y el armamento usado: 5 muertos y ocho heridos, Algunos hombres lloraban en torno a un cadáver que posiblemente fuera el segundo jefe del M. and A. W. Cadre.
Los Comandos argentinos en mejor estado fueron a alzar a sus compañeros. Vercesi pasó junto a un herido inglés muy pálido, de bigote fino, alcanzado en el pecho, que se hallaba tirado en el suelo apoyado en el regazo de un camarada, quien lo saludó murmurando:
-Friends. friends. (Amigos).
Los que aparentaban estar más graves eran los tenientes primeros Brun y Losito, completamente cubiertos de sangre; el Teniente Daniel Martínez fue interrogado para saber si había sido tocado:
-No problem -contestó, ignorante del balazo que habla recibido en un pie. En un grupo estaban reunidos Medina, Valdivieso y algo alejado Losito. Se acercó Pedrozo quien se había hecho reconocer como enfermero- con su brazalete ostentando la Cruz Roja colgado de la mano. Acompañado de su custodio y controlando el pulso de Omar Medina, dijo:
-Quedate tranquilo; no tengo nada para darte ahora; esto está coagulando bien. Acordate de soltar el torniquete para que circule la sangre.
Al suboficial lo había vendado un inglés. Otro que se aproximó comenzó a tratarlo con un paquete de curaciones; la hemorragia hizo que el sargento primero se desmayara por un momento. Recuperado de a poco, fue el teniente Martínez para cargarlo:
-Cómo pesás! A mi no me pasó nada- le explicó, desconociendo aún haber sido también herido, Pero ni llegar al lugar de reunión, Martínez. Sintió un dolor como una torcedura''; asombrado, hizo un movimiento y pudo ver que salían borbotones de sangre'' según relata. Se quitó el borcegui y la media y comprobó que lo había alcanzado en el talón una bala de fusil M-l6, sin orificio de salida, uno de los militares británicos comenzó a hablarle, Pedrozo le tradujo:
-Dice que te tapes para que no se enfríe, porque te va a doler.
Daniel Martínez volvió a calzarse, ató bien su borcegui y se hizo un torniquete, sintiendo efectivamente mucho dolor: "y pasé a ser un herido más”.
El suboficial enfermero tuvo una lucida actuación. Sin elementos trató de contener las hemorragias y de calmar a sus compatriotas. "Yo no empecé a temblar con chuchos por la pérdida de mucha sangre y estar muy mojado'', me refería el teniente primero Losito. "Y él sacó al sargento primero Sbert que estaba muerto, su gabán de douvet y se lo colocó, se sentó en la nieve y me puso sobre su regazo, abrazándome para darme un poco de calor", Igual procedimiento empleó el teniente primero Gatti con el sargento primero Medina.
Los prisioneros, heridos e ilesos, fueron retenidos a un costado de la casa incendiada, hasta que helicópteros vinieran a llevarlos, El capitán Vercesi se detuvo al lado del cadáver del sargento primero Sbert, muy conmovido:
-¡Qué me has hecho, Turco!
Al teniente primero Brun lo animó el ver a Losito vivo, quien lo alentó:
-Tranquilo. Cachorro, no más. -
El médico británico revisó a todos, marcando con una M sobre la frente a los inyectados con morfina, La pierna de Medina, desgarrada y con su fractura expuesta, presentaba mal aspecto, Helguero estaba muy preocupado por su herida sobre el corazón porque ignoraba su profundidad. Vercesi se notaba sumamente afectado, pidió ir por el teniente Espinosa pero el capitán inglés meneó su cabeza y le dijo que era inútil. Conmovía a todos la suerte del abnegado oficial, el joven alegre siempre hablando de sus hijitas. Mirando la casa que terminaba de quemarse, Brun murmuro:
-Espinosa está ahí adentro...
La morfina y la atención los calmaron, y comenzaron a observar a sus vencedores, pintarrajeados sus rostros y tocados con boinas verdes. 


Fuente:  Eduardo Campos para Noticias San Pedro

Anibal Fernandez, que cuadrazo

jueves, 28 de mayo de 2009 · 0 comentarios

Aníbal Fernández es uno de esos blogueros orales que muchas veces alimentan un post. Como comentó alguna vez acá Rob Rufino, “hace un análisis profundo y lo resume en pocas palabras. O sea, todo un bloguer en potencia”. Ayer estuvo en Canal 26 con el roedor Mauricio Goldfarb, alias Mauro Viale. Venía tan embalado el hombre, que en un momento dio para grabarlo. Esto es lo que se pudo rescatar:

“Mauricio Macri, de peronismo, cero; Felipe Solá siempre fue un traidor, y Francisco De Narváez, para ser peronista se compró una camiseta”.

MV -¿Felipe Solá no es peronista?
AF -Es un traidor. Traicionó a todos. A Macaya, a Duhalde, a Kirchner, a Cristina. Pregúntenle a cualquiera que haya estado cerca de él. ¿Cómo es que un hombre que ha sido gobernador seis años no tiene amigos de la política? Un tipo que no construyó en su vida una masa crítica que lo acompañe habiendo estado en los lugares que estuvo. Esto es muy serio. El ha sido el conductor de una agrupación que se llama “Voy por la mía”. Yo en su momento le dije a Kirchner: “Lo vas a poner en la lista y te va a traicionar a los dos minutos, porque es su condición, está en su naturaleza, no va a perder el tiempo”. Y terminó como uno se lo dijo.

MV -¿Y De Narváez?
AF -Mandó un escrito y un video casero para explicar la causa de la efedrina. Si tiene tanta explicación, que vaya, se siente y lo explique. Porque el de las llamadas es un narcotraficante que le vende basura a nuestros pibes. Entonces, ¿él qué hacía llamando a ese celular? Hay 39 millones de celulares activos, pero el llamado al narco salió de el celular de De Narváez. Tiene que aclarar este tema, ¡venga y explíquelo, De Narváez!

MV -¿Jorge Reyna es un cuadro de Montoneros?
AF -Naaa, ni de Montoneros ni de nada. ¿Dónde está? ¡No existe! Cuando yo era un ministro así de chiquitito me venía a chupar las medias desesperado para que lo ponga en las listas a diputado nacional. Terminemos con estos chantas que son arribistas y buscan sacar una ventaja, es impresentable...

MV -Chiche Duhalde dice que usted es un maleducado (en referencia a que Aníbal F. había señalado que José Ignacio Rucci se tiraría de los pelos si viera con quiénes está su hija en la lista).
AF -Yo uso palabras bien llanitas o no tan pipí cucú como para que seamos todos pulcros o hipercultos y no sé qué cosa. La que es maleducada es la hija de Rucci que me trata de miserable por recordar a su padre. ¿Por qué uno es miserable? ¿Porque le cayó linda la palabra? ¿Por qué la instruyeron para que me insultara? ¿Para que luciera el poco histrionismo que tiene y no tuviera que hablar de cosas desagradables como, por ejemplo, el reconocimiento tácito que hace de que su padre fue muerto por la Triple A para cobrar 224 mil dólares en concepto de familiar de víctima del terrorismo de Estado? La segunda parte de la respuesta es que la mujer de Duhalde se cuelga permanentemente de mis pantalones porque tiene vocación de pelear conmigo. Yo también quiero contarle a la gente algunas cosas. En los días previos al hecho de Kosteki y Santillán, nosotros sabíamos que iba a haber conflicto ese 26 de junio. Yo era secretario general de Presidencia y se lo comunico a la gente de Inteligencia. El tema por parte de Chiche y otros era que no iban a pasar del puente, y que si era necesario había que reprimir. Yo entendía que no era forma de resolver el tema, había que encontrar la alternativa de sentarse y acordar de la mejor manera posible, hablando, que es como se resuelven los problemas sociales. Discutimos fuertísimo con Chiche. Al otro día la llamé por teléfono para decirle que si se reprimía esto iba a terminar muy mal, y ella me contestó: “¿Por qué no me dejás de romper las pelotas?”. El maleducado no soy yo, y esta viveza terminó con dos muertos. Ah, y mientras dos días después estábamos sentados con el presidente Duhalde tratando de descular este tema y buscando al asesino, el asesino estaba sentado tomando mate con Felipe Solá en su despacho, con ese olfato tan claro que tenía como gobernador.

MV -¿Usted los conoció a Kosteki y Santillán?
AF -Santillán trabajaba con un chico que era cura en Quilmes, Alberto Spagnuolo. Vinieron a verme en 2001, cuando yo era ministro de Trabajo, y me dijeron que tenían tres grupos muy comprometidos con el hambre y que había encontrado una manera de resolver problemas en la fabricación de pan. Me pidieron hornos para hacer pan, que costaban 450 pesos cada uno. Pero como el papeleo demandaba unos quince días y ellos tenían complicaciones, les di la plata y les dije “me la devuelven cuando puedan”. Me despedí de ellos y me dije “no los veo nunca más”. A los 30 días aparecieron los dos y me trajeron los 450 pesos. Santillán era un pibe que estaba preocupado por los otros, que tuvo la oportunidad de afanarle 450 pesos a un funcionario y no se los afanó. Era un caballero. 


Fuente: Los Caniches

Dándole letra a la oposición

· 0 comentarios

Lo encontré pasando por Derek, pero lo subió Daniel San Cristobal y lo hago correr.


Chamigo:

Después de analizar las razones por las que este proyecto ha llegado a su fin debo confesarles que me convencieron: NO VOY A VOTAR A LOS KIRCHNER.
Por supuesto que ya mismo le voy a decir NO a todo lo que hicieron y quiero que me acompañes con tu firma al pie de la proclama:

  1. NO a la nacionalización de las AFJP: Quiero que ya mismo se las devuelvan los bancos extranjeros y que la caja la manejen ellos.
  2. NO a la recuperación de los salarios de Jubilados: Quiero que deroguen ya mismo el aumento dos veces al año que votó el Congreso y volver al valor histórico de $130 actualizados.
  3. NO a la jubilación universal: Que los que no hicieron aportes, no se jubilen como era antes y que devuelvan la plata todos los que se jubilaron injustamente. Son solo 1.800.000 viejos.
  4. NO a las retenciones a la soja: Que las ganancias se las queden las 2.000 familias que exportan soja y no quiero que se las reparta entre el resto de los argentinos.
  5. NO a la recuperación de los pequeños agricultores: Que el Banco Nación les ejecute los campos o se los vendan a los grandes agricultores o inversores extranjeros.
  6. NO a la vuelta al crédito: Quiero volver al 2003, nada de compra de autos cero kilómetro, ni cocinas, ni calefones, ni computadoras pagadas en inútiles cuotas. No quiero que laburen los trabajadores de esas empresas, que los despidan si no venden.
  7. NO a la generación de empleo: Los 4 millones de argentinos que consiguieron trabajo, ¡que los devuelvan!
  8. NO al dólar alto: Que favorece a los exportadores solamente. Quiero volver al uno a uno, aunque haya muchos desocupados, vamos a volver a viajar por el mundo.
  9. NO a la Unión Latinoamericana: Quiero volver a las relaciones carnales con EEUU, nada de relacionarse con países atrasados de América. Bloqueo a Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil, Paraguay, Nicaragua y recontra bloqueo e inundación a Cuba y todos los cubanitos.
  10. NO a la nacionalización de Aerolíneas: Quiero que vuelvan a manos de la madre patria que cuando tuvieron hambre le enviamos trigo y cuando estuvimos mal nos ayudaron con empresas como Repsol y Telefónica. Aunque perdamos algunas rutas aéreas a manos de otros países y vendamos los aviones, podemos viajar con LAN Chile.
  11. NO a las 700 escuelas: ¿Quién se cree Kirchner? ¿Sarmiento? ¡Demolición ya!
  12. NO a la limpieza de la Corte Suprema: Quiero volver a la corte anterior. Quiero volver a la justicia anterior. ¡Antes no había justicia obsecuente del Poder Ejecutivo!
  13. NO a la política de Derechos Humanos: No hay que juzgar a nadie, no hace falta. Devuelvan la ESMA a los fines anteriores. Repriman los reclamos ¡hace 6 años que no muere nadie en una manifestación!
  14. NO a la estatización del Correo: Que se lo devuelvan a Macri, y le perdonamos la deuda de más de 700 millones que debía de canon.
  15. NO a los planes sociales: Los que tienen hambre que pidan en la calle y coman en ollas populares en las plazas, si saquean... ¡a la cárcel y mano dura!
  16. NO a la recuperación de la Fábrica de Aviones de Córdoba: Podemos comprar aviones brasileños, no necesitamos frabricarlos acá.
  17. NO a la derogación de la Ley de Radiodifusión de la Dictadura: Quiero que los medios sigan en pocas manos privadas y quiero seguir pagando para ver el fútbol. ¡Aguanten Clarín, Hadad y Tinelli!
  18. NO al aumento del presupuesto educativo: Vamos a volver al 1,2% del PBI de 2003, y rechazo el aumento al 6% actual que es excesivo.
  19. No a la recuperación del CONICET: Si tenemos tantos científicos por el mundo ¿para que los queremos acá? ¡Que se vayan!
  20. NO a este gobierno: Quiero que vuelva a gobernar cualquiera. Los de la Alianza (Lilita, Stolbizer) o los de Menem (Macri, Solá, De Narváez), me da lo mismo.

Si vos firmás, yo firmo. Pero, la verdad, no te voy a engañar, no creo poder hacerlo aunque vos firmés ante escribano.
Te mando un abrazo.

El 25 fue y será siempre un día Peronista

martes, 26 de mayo de 2009 · 0 comentarios

...todo parecía posible. El 25 de mayo de 1973 se tomó la casa. El aire de cambio se sentía desde antes. Desde el mismísimo día siguiente al de las elecciones. Cruzábamos con Domingo Bresci el puente de Pacífico, ahí donde Juan B. Justo desemboca en Santa Fe. No sé adónde íbamos. O yo lo llevaba a alguna parte porque estábamos en mi Renault 12. Le hice notar que algún cambio ya se notaba. Domingo se mostró más optimista. "Claro que se nota. Se respira de otra forma. Mirá la gente. Parecen todos más felices." Ahí, en ese cruce de Pacífico, era evidente. La clase media peronista y hasta camporista tenía otra cara. Habían ganado. Habíamos ganado todos. Los malos de la película habían perdido. Se habían terminado siete años de dictadura y la eterna proscripción del peronismo. Una brillante generación de jóvenes se preparaba para gobernar acompañando a un Tío bueno y con el respaldo de un Padre sabio, que aconsejaría, que entregaría su fuerte respaldo. Ni siquiera había empezado el otoño...

Fuente: Un capo

José Pablo Feinmann
Peronismo
Filosofía política de una obstinación argentina
La primavera camporista

Nos publican Che!!!

· 0 comentarios

 
 Se nos había pasado por alto che, están publicando nuestro humor vía mensaje de texto.

El texto:

En la vorágine que se ha desatado en torno a los candidatos  sus postulaciones en vistas a las elecciones del 28 de Junio, son miles las opiniones que surgen de parte de todos los sectores de la comunidad. La semana pasada, en pleno armado de las listas del peronismo disidente, entre corridas, reuniones y reacaudación de fotocopias, un integrante de la agrupación liderada por Américo Quintana fue blanco de una broma. El militante, preocupado por cuáles serían los nombres de lista, preguntó quién sería el segundo, pregunta a la cual un ingenioso compañero respondió: el traductor.

Prometemos seguir colaborando

Un día como hoy

lunes, 25 de mayo de 2009 · 0 comentarios

 
Un día como hoy -parafraseando a Un día Peronista- pero del 74, se nos fue el máximo pensador de lo nacional, capaz de encontrar tremendas mentiras donde uno menos lo esperaba. Las paradojas de la vida, quisieron que se marchara un 25 de mayo, fecha de nuestra emancipación, de la que don Arturo siempre aseguró que no estaba concluida y mucho menos consolidada.
 

Va con cariño

jueves, 21 de mayo de 2009 · 0 comentarios

La canción preferida de Biolcatti, quien todavía cree que hay un vicepresidente que el 29 de junio dejará de serlo. 





Señor Vicepresidente
Letra y Música: Ignacio Copani

Señor Vicepresidente, (qué valiente…) perdón que no lo tutee,
yo tuteo a mis hermanos, mis amigos y a mi gente
y Usted de mi confianza se ha burlado arteramente,
entonces porqué tutearlo
con la ¨t¨ en la inicial,
si Usted no merece trato ni saludo familiar.

Señor Vicepresidente, (doble agente…) ya no me vice presida,
aunque un empleo corriente no es muy fácil que consiga,
tal vez de arquero suplente o fabricando discos truchos
o mejor de carpintero con su afilado serrucho.

Señor Vicepresidente, que tonto es hacerse el vivo,
decídase ciertamente si es pasivo o es activo.
Señor vicepresidente, le sugiero otro adjetivo
llámese directamente Señor Vice Negativo.

Señor Vicepresidente, (toy caliente…) perdón que no lo putee,
pero una buena puteada lo convierte en más decente
y a Usted, señor, la decencia le ha faltado últimamente,
entonces porqué putearlo,
con la ¨p´ en la inicial,
si Usted no vale siquiera que yo me esfuerce al putear.

Señor Vicepresidente, (incoherente…) ya no me vice traicione.
No repte como serpiente conspirando en los rincones.
Mejor búsquese un trabajo y límpiese el orgullo roto,
aunque quien va a contratarlo de ayudante o copiloto.

Señor Vicepresidente, por ahora me despido
o dicho correctamente, yo me quedo, Usted se ha ido…
Porque el voto de la gente no se arroja en el olvido.
 

Señor Vicepresidente es Usted el despedido.
Señor Vicepresidente... qué se siente.
Señor Vicepresidente... repelente... deprimente.

Suficiente.

¿Qué le pasa al nido de Oligarcas?

miércoles, 20 de mayo de 2009 · 0 comentarios

Viene de Derek Dice:


Por 3era vez Clarin amenaza a Mundo Perverso, el blog de Diego F.
Aguante Diego F.
Las explicaciones en su blog, las solidaridades con el, las respuestas legales todos juntos.
Si hemos llegado a este punto de desarrollo, que sea tambien para darnos una identidad que se equipare al de cualquier otra agencia productora de información.

La información que manejamos en nuestros blogs es pública y sirve para poner en evidencia las contradicciones y los intereses oscurísimos que defiende el Grupo entre otras malicias que realiza a diario. Y es esa posibilidad -entre otras cosas- lo que estos monjes de la planicie mental atacan.
Que la producción de esta información sea propiedad de Artear es otro agradecimiento que le debemos a la actual Ley de Radiodifusión que ofrece aquí una arista mas acerca de porque debe ser inmediatamente abolida, sin mas remedio ni funeral.


Se les va acabar, tienen las horas contadas solo por el odio enceguecedor que les profeso.


Pasalo

San Pedro te inspira

martes, 19 de mayo de 2009 · 0 comentarios

Sendra estuvo de paso por San Pedro. Nadie pudo asegurar haberlo visto, pero se comenta que,  después del humor gráfico del lunes, esta ciudad y sus candidatos le inspiraron.



Lo cierto es que el líder espiritual de una de las listas que se presenta a elecciones, habría prometido presentar una querella contra el humorista, asegurando que el dibujante gráfico se está entrometiendo con su lista... perdón con su familia.
Por otro lado parece ser que un buffet de abog... perdón, miembros de otra lista también estarían presentando acciones legales.
Estaremos informando.

Para pensar y en lo posible reflexionar

miércoles, 13 de mayo de 2009 · 0 comentarios

Hace algun tiempo tuve la ocasión de ojear en una biblioteca uno de los libros de Erich Frömm. En seguida me cautivó no sólo por la sencillez, la claridad y el sentido didáctico que le abrió las puertas de grandes cantidades de lectores, sino también por la profundidad de su pensamiento. Al poco tiempo me hice con la mayor parte de sus textos y disfruté enormemente leyéndolos. Hay otros autores que admiro pero no llego a ese grado de similitud entre lo que ellos piensan y lo que yo pienso. Con Frömm no ocurre eso. Se podría decir que me siento muy identificado con buena parte de su trabajo. 
Comenzaré hablando de uno de los libros que más me gustan de entre los que ha escrito, aunque realmente no se podría hacer una diferenciación clara por libros ya que todos ellos se acaban entrelazando de alguna forma formando una cosmología coherente. Lo fundamental para poder llegar a algún sitio es tener conciencia de lo que hay que hacer. Si no hay problema no hay solución. Desde aquí se hace casi tan importante encontrar problemas como encontrar soluciones. 
Sin ir más lejos tenemos hoy en día el ejemplo de las terapias de tratamiento del alcoholismo que generalmente parten como primera meta en hacer conseguir que el individuo comprenda que tiene un problema con la bebida. Una vez llegado a este primer punto existirán serias posibilidades de recuperación. Por lo que respecta a Frömm él utiliza habitualmente la perspectiva humanista y marxista para enfocar los problemas. El problema parte entonces de lo que llama la “gran promesa”. 
La “gran promesa” consiste esencialmente en la ocultación del verdadero camino del desarrollo humano, para reemplazarlo por sustitutivos que generalmente derivan del sistema capitalista. Este fragmento de “Tener o ser” sirve para ilustrar lo dicho: “El progreso industrial, que sustituyó la energía animal y la humana por la energía mecánica y después por la nuclear, y que sustituye la mente humana por la computadora, nos hizo creer que nos encontrábamos a punto de lograr una producción ilimitada y, por consiguiente, un consumo ilimitado; que la técnica nos haría Omnipotentes; que la ciencia nos volvería omniscientes. Estábamos en camino de volvernos dioses, seres supremos que podríamos crear un segundo mundo, usando el mundo natural tan sólo como bloques de construcción para nuestra nueva creación.” Esta “promesa” es un lenguaje subliminal. Un mensaje que lleva implícito mucho de lo que sucede en la sociedad industrial. Nadie se atreve a enunciarlo claramente, aunque casi todos lo piensen. Nos acostumbramos a la satisfacción que nos proporciona la sociedad de consumo y rellenando con esto los huecos de las necesidades humanas anulamos las posibilidades de desarrollo de nuestra propia humanidad. 
Siempre me ha hecho gracia una de las tácticas de los informativos que tiene una de las cadenas generalistas de amplia difusión en España. Antena 3. Después de lo que se podrían considerar “noticias de importancia” en el último tercio del informativo (lo que yo llamo “noticias chorras”) suelen sacar cualquier innovación tecnológica que nos va a permitir ser más maravillosos. Muchas de esas innovaciones ni siquiera están al alcance de muchas de las personas que ven los informativos, pero es igual porque proporcionan el efecto placebo de todas formas. Los informativos tienen más audiencia, la gente piensa que el mundo va cada vez a mejor y todos nos quedamos tan contentos. El problema es que esto se puede incluir en lo que se ha citado antes de Frömm. No es más que una forma de engañarse. Rellenar un hueco de las necesidades humanas con algo vacuo, con lo que ahora tenemos dos problemas en vez de uno. El que ya teníamos antes propio de la condición humana y el de quitarnos toda esa porquería que nos proporciona solamente sensación de tranquilidad alejándonos de nuestras necesidades humanas. Para Frömm la “gran promesa” está fracasando. Aquí se le ve la perspectiva optimista que tiene del cambio de la sociedad y que tiene una de sus derivaciones en el sentido didáctico que le ha dado a su trabajo. Según él mismo dice: “La época industrial no ha podido cumplir su Gran Promesa, y cada vez más personas se dan cuenta de lo siguiente: 
  • La satisfacción ilimitada de los deseos no produce bienestar, no es el camino de la felicidad ni aun del placer máximo. 
  • El sueño de ser los amos independientes de nuestras vidas terminó cuando empezamos a comprender que todos éramos engranajes de una máquina burocrática, y que nuestros pensamientos, sentimientos y gustos los manipulaban el gobierno, los industriales y los medios de comunicación para las masas que ellos controlan. 
  • El progreso económico ha seguido limitado a las naciones ricas, y el abismo entre los países ricos y los pobres se agranda. 
  • El progreso técnico ha creado peligros ecológicos y de guerra nuclear; ambos pueden terminar con la civilización, y quizás con toda la vida.” 
Como resumen ejemplarizante de esto Frömm cita lo que dijo Albert Schweitzer al recoger el premio Nobel de la paz en 1952: “[…] a atreverse a enfrentar la situación... El hombre se ha convertido en un superhombre.., pero el superhombre con su poder sobrehumano no ha alcanzado el nivel de la razón sobrehumana. En la medida en que su poder aumente se convertirá cada vez más en un pobre hombre... Debe despertar nuestra conciencia el hecho de que todos nos volvemos más inhumanos a medida que nos convertimos en superhombre". 
Una vez reconocido el problema podremos tener algún destino.

Inconseguible, Recomendado I

martes, 12 de mayo de 2009 · 1 comentarios

 El Mundo Según Monsanto, obra de la periodista francesa Marie Monique Robin

Este libro se encuentra agotado, con confirmación de una nueva edición por salir a la venta. El retardo de la misma, lo imposible de conseguirle y su rápido agotamiento en las librerías del país de su primera, hace suponer que, realmente se está tomando conciencia y lo está leyendo mucha gente, o que el grupo de Agroligarcas que tiene este país, está destinando algo de su renta extraordinaria sojera, para que esta edición no salga a la luz. 

Un pueblo que se dedica a un solo cultivo se suicida”  es el ensayo periodístico más leído de los últimos meses en Francia y está dedicado en gran parte a la Argentina. En esta entrevista, su autora, Marie-Monique Robin se pregunta qué pudo haber ocurrido para que ‘Eduardo Buzzi cambie de bando en tres años’.
 
-¿Cuáles son los aspectos ligados al modelo de explotación agrícola en Argentina que, según lo que usted pudo investigar en nuestro país, han quedado hasta ahora afuera de la discusión política?

-Si bien es necesario que el Gobierno intente reglamentar las exportaciones debería, sobre todo, limitar la expansión absolutamente demencial de la soja transgénica. Aunque las retenciones contribuyen a limitar la producción indiscriminada, no es suficiente. A mi juicio es urgente analizar el peligro de los organismos genéticamente modificados (OGM) a fondo. En la actualidad la producción cubre un total de 18 millones de hectáreas. ¿Y esto que quiere decir? Una sola cosa: aumento del monocultivo. Se trata de una constatación que, para mí, es inobjetable y confirma lo que había observado hace tres años, en otra visita que hice a la Argentina. La frase ‘Un pueblo que se dedica al monocultivo se suicida’ es evidente en este caso. Lo que hay que entender es que la expansión de la soja transgénica va en detrimento de los pequeños y medianos productores, al verse obligados a abandonar la producción de alimentos para la población. En primer lugar, porque las semillas que suministra la multinacional Monsanto, de nombre Roundup Ready (Soja RR), se fumigan con el herbicida Roundup, de modo que el resto de las tierras queda contaminado, puesto que es un herbicida muy volátil. Es decir, los pequeños agricultores deben abandonar su hacienda porque sus plantaciones son sencillamente destruidas por el herbicida. La soja provoca problemas sanitarios graves. Y esto ha sido confirmado por un informe del Hospital Italiano de Rosario. Pero también constituye un terrible problema social. No regular la producción de soja transgénica es darle la llave de la agricultura del país a unos inversores que nada tienen que ver con la agricultura. Darles todo el poder de maniobra a los ‘pools de siembra’, como lo describía Eduardo Buzzi en una entrevista que le realicé en 2005, es poner en juego la seguridad alimentaria de la Argentina.

-¿Cómo fue el desembarco de las semillas de Monsanto en la producción agrícola Argentina? ¿Tuvo resistencias este modelo?

-En 2005 Monsanto y el gobierno argentino estaban en medio de un conflicto por el tema de las regalías que la multinacional estadounidense pretendía cobrar por la exportación de la soja, ya que Argentina no reconoce la patente que reclama Monsanto sobre el gen Roundup Ready. Por ese tiempo Monsanto quería cobrarle 15 dólares a cada cargamento de granos o harina de soja a su llegada a los puertos europeos, ante la imposibilidad de cobrar tres dólares a los productores en territorio argentino. Allí Monsanto comenzaba a mostrar su verdadera cara. Pero antes, en la década de 1990, la totalidad de los productores recibieron a esta empresa con entusiasmo, por supuesto. Recuerdo haber entrevistado a agricultores que me dijeron que, al principio, llamaban a las semillas transgénicas ’semillas mágicas’. Inclusive Buzzi me había dicho en esa oportunidad: ‘Nosotros sostuvimos ese modelo, pero caímos en la trampa. Estaba todo calculado’.

-¿De qué se trata el llamado ‘principio de equivalencia en sustancia’, retomado en Argentina?

-Este principio aceptado inicialmente en los Estados Unidos no tiene ninguna base científica que lo valide. Sin embargo, al impedir que los OGM sean considerados como aditivos alimentarios, las empresas de biotecnología pudieron evadir pruebas toxicológicas y evitar el etiquetado especial de sus productos. La decisión que permitió comercializar los OGM sin ninguna evaluación fue aceptada también en la Argentina. Gracias a estas mentiras los OGM llegaron al país y desde allí invadieron Paraguay y Brasil, donde no estaban autorizados. Como me había dicho Eduardo Buzzi en 2005, se trató de una estrategia planificada por Monsanto para forzar la legalización y generalización de los OGM. Como Brasil no autorizaba los transgénicos, Monsanto se implantó en la Argentina de Menem y desde allí elaboró su estrategia, que terminó contaminando a buena parte de América del Sur.

-¿Le parece lógico que durante el conflicto por las retenciones, el presidente de la Federación Agraria Argentina se uniera a los ‘pools de la siembra’, como él mismo los apodaba?

-Que Eduardo Buzzi en un comienzo haya defendido el modelo de la soja transgénica es posible, porque para él, como para muchos productores, se trataba de ’semillas mágicas’. Es decir, se puede entender que los productores, dejándose llevar por la propaganda fraudulenta, hayan creído en lo que Monsanto les prometía. Lo realmente curioso, y que da lugar a sospechas, es que hoy en día Buzzi se haya cambiado de bando, por así decirlo, y comulgue con los ‘pools de la siembra’, que en 2005 le habían tendido una trampa. Me pregunto ¿qué habrá pasado desde 2005 que explique ese cambio abrupto de posición? Yo filmé a Buzzi hace tres años para un documental sobre la soja en Argentina, que transmitió la cadena francoalemana Arte. Allí, Eduardo Buzzi hacía un balance del modelo agrícola sojero, y concluía señalando que lo único que podía garantizar la seguridad alimentaria del país era la pequeña y mediana agricultura, a partir del suministro de cultivos diversificados. En esa oportunidad, Buzzi diferenciaba a los productores nucleados en la Federación Agraria de lo que él llamaba ‘un modelo agrícola destinado al agrobusiness’ . Ahora bien: ¿qué hace hoy en día Buzzi? Está con los ‘pools de la siembra’. ¿Qué pasó? No sé exactamente, no tengo pruebas. Todo lo que puedo decir es que Monsanto desembarcó en Argentina en 1997, e impuso los OGM en un gobierno corrupto como el de Carlos Menem. Y en esa operación es muy probable que haya habido maniobras oscuras. Monsanto tiene una vasta experiencia en hacer cambiar de opinión a la gente.

-En uno de los capítulos de su libro, usted habla del rol que juegan ciertos medios de comunicación en la difusión y apoyo de los OGM en nuestro país. ¿En que consiste este apoyo concretamente?

-Hay medios de comunicación en Argentina que hacen claramente propaganda de los OGM. Al leer diarios como Clarín vemos perfectamente este tipo de discursos y nos hace por lo menos sospechar que, en ese ámbito, habría también una importante corrupción. Cuando uno lee los artículos de su colega Héctor Huergo de Clarín Rural, no puede más que preguntarse cuál es la relación de este hombre con Monsanto. Lo que escribe es propaganda pura, con informaciones falsas. Se les quiere hacer creer a los lectores que van a terminar con el hambre gracias a los OGM, que no habrá más problemas de malnutrición, pero es mentira. Estas cosas hay que investigarlas en profundidad. Hay que tener en cuenta que Monsanto es capaz de corromper al más fuerte. En Indonesia, por ejemplo, hay casos probados y condenas a Monsanto por corromper a más de cien funcionarios del gobierno.

-En general, los antecedentes non sanctos de Monsanto son poco a nada conocidos, o por lo menos no han sido lo suficientemente difundidos…

-En Argentina los medios no dicen que Monsanto ha sido condenada en Estados Unidos y Francia por publicidad falsa, que no tienen más derecho a marcar en sus productos que no afectan al medioambiente. He verificado en varios países la manera de actuar de Monsanto: compran… En el libro y en el film se demuestra que hubo científicos comprados durante más de 20 años para contar mentiras. Hoy sabemos que el Roundup es cancerígeno. Está claro que en un tiempo será prohibido, como ocurrió con tantos productos de Monsanto en el pasado (el PCB, la dioxina, entre otros) que generaron polución en el planeta por cuarenta años y que finalmente fueron prohibidos. El Roundup es altamente tóxico, en la Argentina más de la mitad de las tierras cultivadas son regadas con un producto que no es biodegradable, que llega a las napas freáticas, que contamina los suelos. Al ritmo actual, a mediano plazo los suelos serán inutilizables. Los OGM manipulados resisten al Roundup y lo absorben. Cuando una madre argentina les da la denominada leche de soja a sus hijos, les está dando un producto regado con una sustancia tóxica. Hoy tienen la oportunidad de hacer un balance y sacar conclusiones, es lo que debería hacer el Parlamento. Hoy los productores ya no pueden decir que no saben. Hoy hay pruebas, tenemos los datos. Sabemos que la soja transgénica va a generar enfermedades y va a disminuir el rendimiento de la tierra. En Argentina hay que hacer una evaluación seria antes de que sea demasiado tarde. Hay que dejar bien claro que esta empresa no quiere ganarle al hambre sino hacer grandes negocios.

-Los países europeos debaten en la actualidad sobre los OGM y estudian los controles a poner en práctica. ¿Cuál es la situación en Francia?

-En Francia, al igual que en el resto de los países, hay sectores que proponen legalizarlos. Conozco bien al sector del campo francés porque soy hija de agricultores. Estamos en lo que yo llamaría una guerra de información. Hay agricultores que durante encuentros de discusión me dicen que los OGM les permitirían usar menos pesticidas. ¡Cómo menos pesticidas! Si se trata de plantas que producen tóxicos y que desarrollan una resistencia cada vez mayor a los pesticidas utilizados. Cuando la discusión es profunda se entiende, pero hay una enorme propaganda. Claro que los agricultores, no los pools de siembra que son industriales y especuladores, tienen problemas en todo el mundo. Los verdaderos agricultores son víctimas de estos nuevos modelos, no les alcanza para vivir y se los inunda con la publicidad de estas ’semillas mágicas’. En Francia también existe un lobby muy fuerte de los grandes agricultores que militan por la introducción de los OGM. También hay diputados franceses que mienten en la Asamblea Nacional en defensa de los intereses de estas empresas. En Francia, algunos senadores tuvieron el coraje de denunciar que los legisladores son presionados por Monsanto. El aspecto esencial de esta disputa es controlar las semillas, que son el primer eslabón de la cadena alimentaría. Lo que le interesa a Monsanto es vender el Roundup y tener las patentes sobre las semillas para luego cobrar las regalías sobre la producción ajena. Hoy, en países como la India, sólo hay semillas transgénicas. Monsanto compró todas las empresas semilleras, y los campesinos que comienzan a ver los efectos negativos ya no tienen cómo volver atrás. Peor aún, los agricultores deben pagarle regalías a Monsanto al utilizar las semillas o les mandan la policía. Es un negocio redondo. Lo mismo intentó Monsanto en la Argentina. Primero dijeron que no cobrarían regalías, pero en 2005 cambiaron el discurso por el de o nos pagan o vamos a un conflicto fuerte.

-¿Cómo puede salir Argentina de este chantaje que usted describe?

-Todavía es posible. Recordemos que Monsanto tuvo mucha suerte, porque Argentina no era un país productor de soja. El primer productor de soja en América latina era Brasil. Si Argentina hoy es un enorme productor se debe a una circunstancia particular: la gran crisis del 2001. Argentina necesitaba encontrar una salida, y al mismo tiempo la crisis de la vaca loca en Europa generó la prohibición de harinas animales y la necesidad de soja. Esta doble coincidencia benefició a Monsanto. Pero en la actualidad la mitad de los campos de la Argentina están contaminados de OGM, y ésta es una lógica muy cercana a la de tener un país endeudado. Continuar con este modelo sin regulaciones importantes sería pensar a cortísimo plazo. Ya no se trata de la salida de una crisis extrema sino de la viabilidad de un modelo a largo plazo. Esto significa analizar todos los datos y actuar en consecuencia con una visión clara. No hay que olvidar que por el momento Argentina no reconoce la patente sobre el gen Roundup Ready, pero las presiones en la Organización Mundial de Comercio son enormes. Si se llega a la uniformización del sistema de patentes, es decir a la imposición del sistema norteamericano, los problemas de Argentina serán mayores. El debate ciudadano sobre estos temas es fundamental, el debate político en el Parlamento es esencial aunque genere manifestaciones. En Europa, los movimientos de resistencia a los OGM son cada vez más fuertes, debemos alentar la agricultura natural que es la única salida. La pregunta es cómo volver a estos modelos naturales cuando Argentina tiene 18 millones de hectáreas regadas con Roundup.

-¿Está al tanto de que el sector que se opone a las retenciones subraya que, con el avance de la producción de la soja se ganará la guerra contra el hambre?

-Sí, lo sé, y es completamente falso. Los OGM son todo lo contrario, reproducen el hambre a largo plazo justamente porque condenan a los países al monocultivo, como señalaba antes. La prueba está en que, con el avance de la soja, en la Argentina un alto porcentaje de los tambos se están cerrando, por culpa del Roundup desperdigado por los pastizales. La soja se cultiva cerca de donde pastan los animales. Una vez que las vacas se alimentan de las hierbas contaminadas con herbicida quedan afuera del proceso de producción de productos lácteos. Lo mismo ocurre con la producción de arroz y lentejas, que están en la base de la cultura alimentaria argentina, que también ha disminuido considerablemente, sin contar el hecho de las grandes superficies de árboles que fueron arrancados para cultivar soja, sobre todo en el norte del país. Todo un desastre ecológico destinado a producir alimento para vacunos, bobinos y pollos de Europa.


Heber Ostroviesky y Enrique Schmukler
Página 12

Necrológicas

· 0 comentarios



Falleció definitivamente en la Ciudad de San Pedro, a la edad centenaria, lo que quedaba de la Unión Cívica Radical. Mejor dicho lo poco que habían creído resurgir.  Aseguran que las causas de esta pérdida,  tiene que ver con su composición genética, más precisamente con su hormona más desarrollada: Traicionastirina, que da origen a la enfermedad  conocida como Cobismo Agudo, y que tuvo su mayor pico de dolores partidarios, el pasado sábado 09 de Mayo, cuando se realizaba la operación proscriptora.
Uno de sus hijos más dolidos (que si bien tiene un frondoso pelaje simiesco, aseguran las malas lenguas que no es hijo legitimo) en declaraciones a los medios dijo: "No alcanzabamos a sacar al muerto del cajón, que vino este Chuck Norris, y le asestó un palazo en la cabeza."

Se ruega no enviar flores.

Por otro lado, se está investigando unos números telefónicos, de los cuales se han recibido unos sarcásticos pésames, que posiblemente correspondan a una agrupación disidente Casi ni conocida, o más bien al macchiavelismo sampedrino, quienes tendrían la intención de enviar bolsas de papel picado. 
También se está estudiando la denuncia penal, presentada por Daniel Lámparita, quien asegura que todo esto es una parodia para perjudicar su carrera hacia la intendencia... perdón hacia el concejo deliberante. Todo indica que este dirigente no sabría como leer la situación aparentemente favorable que se le presenta, y por eso ante la duda ha presentado la denuncia. 

Seguiremos informando.

Fuente:
Gutierrez, el hijo dolido.

Reflexiones de un Gran Peronista

domingo, 10 de mayo de 2009 · 1 comentarios

"No hay ni nueva etapa ni vieja etapa. Es como decir que hay un nuevo cristianismo. El peronismo siempre fue uno. ¿Se da cuenta? Yo tengo carné de conductor, pero yo no manejo, ¿me entiende? Vos podés llegar a los más altos estamentos de un partido político y no tener nada que ver con ese partido. Porque uno es lo que hace y hace lo que es. ¿Qué tiene de cristiano el Papa Borgia? O tantos otros. O muchos obispos que hemos tenido acá. Y de golpe te encontrás por ahí con una persona en China, por ejemplo, que ni oyó hablar de Cristo, y es más cristiana que su Santidad. Entonces... el partido, como partido, nunca me expresó. Ni como cineasta ni como nada. Lo que yo amé es lo que vi, el trato con el niño que fui, con la ancianidad, las obras que se realizaron, la visión, el talento... Vos escuchás un discurso de Perón en aquella época o algo que respondía y te quedás perplejo, porque estaba cien años adelante de todo. Y todo lo que él dijo se fue dando. Entonces, ¿qué es ser peronista? Yo digo que todo el que se sensibilice frente a un niño desvalido, o frente a un salario injuriante de un obrero, o no vea en una marcha de protesta un tumulto de gente que molesta sino un conjunto de individuos que tienen algo que reclamar, ése es mi compañero, milite donde milite. Yo no le pregunto a nadie quién es ni de dónde viene. Mientras sea buena gente..."

Leonardo Favio




Negligencia de un Mal Peronista.

Esto lo tiene muy presente Daniel "Lámparita" Morfasani, que si ya estaba alejado de la esencia peronista, ahora pegó un salto más lejos. Ahora le importa un pito la Justicia Social. En su lista hay que sumar al ya agregado doctor Fabián Artensio, quien ya advirtió que está en el justicialismo con la misma convicción y con el mismo convencimiento, que lo estaría en la Ucr, el Pro, o con los disidentes; a alguien que si le susurras al oido algo correspondiente a la Justicia Social, se le eriza la piel como quien cree en fantasmas: Martín Codecido.

Eva Perón, dijo alguna vez, que si bien se debía tener cuidado a los contreras, era necesario tomar más precauciones con los cipayos que merodeaban dentro del movimiento. No se equivocaba.

Este productor agropercuario, a quien Lámparita ofreció un puesto en su lista, acompañó el Lock Out destituyente que intentó degastar un gobierno democrático. Estuvo de acuerdo con el desabastecimiento con el que tomaron como rehenes a toda la sociedad. Concurrió a los cortes de ruta, impidiendo la libertad de circulación de sus conciudadanos, y todo en el mero nombre de su bolsillo.

Si bien la sociedad argentina es de olvidar fácilmente, mi querido Martín, alguien te sopló mal que lo iba a hacer de un día para el otro. Yo me pregunto: ¿Cómo podés formar parte de una lista, perteneciente al movimiento Justicialista, que pregona en una de sus banderas la Justicia Social? ¿No es de cínicos eso? ¿No deberíamos antes de decir, hacer? ¿A Nuestros empleados les corresponde la justicia social? ¿Un sueldo justo, ser reconocidos ante la ley tributaria, Aguinaldo, vacaciones, mutual, ocho horas de trabajo y no más? Pero bueno así están las cosas.

A ver si se entiende, cuando estaba en pleno hervor el aire destituyente, y nosotros deciamos que si querían cambiar algo, deberían crear un partido, ir a elecciones y ganarlas, entonces tendrían voz y voto, no referiamos necesariamente a todo eso, ni más ni menos. Algunos siguieron como siempre con su descredito a la politica, otros prefirieron enrolarse en esto de los puestos publicos, no tal vez con su primera voluntad de cambiar algo como justificativo, sino más bien con lo especulativo de tener un sueldo del estado, que en muchos casos suele remendar, o más bien dicho, esconder las deficiencias e incapacidades de sobrevivencia que algunos poseen ante la sociedades en las que habitan.

Pero lo más increible, lo que nunca se nos pasó por la cabeza, era pensar que un productor agropecuario, con clara posición en contra del gobierno nacional, figurara en una lista justicialista.

Está claro que prendió eso de "preséntense a elecciones", pero algunos tienen la cara más dura que una tapia al promulgar eso de que "sin no puedes con tu enemigo, únete a él".

Esto te va a gustar

· 0 comentarios

Qué un grupo de ex militares agrupado en una Unión Promociones del Ejército, creada para reclamar la libertad de los represores, convoque a los de su mismo palo para ser garantes de las elecciones, sumandose a ser Fiscales Generales y Fiscales de mesa, resulta ser una dosis alta de sátira imposible de resistir. Primero viene la carcajada, en la segunda lectura te das cuenta que no es nada serio. Ni  Quino, ni Caloi, ni siquiera el negro Fontanarrosa, hubieran tenido tanta ocurrencia.

Los nuevos veedores de la democracia

Cecilia Pando pintando crespones sobre la imagen de los pañuelos blancos de las Madres en la Plaza de Mayo. El ultraduhaldista Daniel “Chicho” Basile promoviendo al subcomisario preso Luis Abelardo Patti como diputado nacional bonaerense. El fan carapintada Santiago Cúneo tratando de seducir a Aldo Rico para sumarlo al frente con el subcomisario siempre y cuando se pinte nuevamente la cara y reclame la “amnistía” para los represores detenidos por delitos de lesa humanidad. En este marco, la Unión de Promociones (UP) del Ejército, liderada por el general retirado Heriberto Justo Auel, convocó a sus camaradas a sumarse como fiscales generales y fiscales de mesa a “favor de aquellos frentes políticos que sean proclives y que se encuentren realmente comprometidos con la pacificación nacional”. El rabino Sergio Bergman será el destinatario de la lista de voluntarios ex procesistas que, dicen, quieren garantizar la transparencia electoral.

La reapertura de los juicios a los responsables del terrorismo de Estado motivó la creación de la Unión de Promociones. El bautismo de fuego de la organización fue el 24 de mayo de 2006 en Plaza San Martín. En ese escenario el general retirado Juan Miguel Angel Giuliano bramó contra el entonces presidente Néstor Kirchner y reclamó la libertad de los represores ante decenas de camaradas, algunos de ellos de uniforme. El coronel retirado Guillermo Oscar Viola, ahora secretario de la UP, fue uno de los uniformados sancionado con sesenta días de arresto por el ex jefe del Ejército Roberto Bendini. Viola es el firmante de la cadena de mails convocando a la participación cívica para el próximo 28 de junio. En 2000, Viola consiguió ser ascendido a coronel durante el flamante gobierno de la Alianza a pesar de los cuestionamientos de las organizaciones de derechos humanos. El activo secretario aparece en el listado de represores detallado en el libro Como los nazis, como en Vietnam, de Alpidio Paoletti.

“A partir de nuestra finalidad máxima, la de poder ver a todos nuestros camaradas recuperando su libertad, en el marco de la vigencia plena del estado de derecho y en el de absoluta justicia imparcial e igualdad ante la ley, podemos desde nuestro carácter de ciudadanos sumar el esfuerzo de un solo día, ayudando a controlar el acto eleccionario”, argumenta el correo electrónico que recibieron militares en actividad, retirados, familiares y amigos y se propagó en la red de redes. “La Unión de Promociones aportará su esfuerzo como elemento centralizador del listado de voluntarios. Posteriormente, a través de contactos con personalidades del ámbito civil, que trabajan específicamente en tal dirección –rabino Sergio Bergman, entre otros– y que realmente se encuentren comprometidos con alcanzar la definitiva pacificación nacional, se les hará llegar las listas”, explica.

Acostumbrada a la verticalidad, la UP les propone a sus voluntarios que se comuniquen con los presidentes de cada promoción y les eleven las fichas para antes del 15 de mayo. En algunos casos, las promociones están raleadas: son varios los egresados detenidos. Es el caso de los compañeros de Viola: Alejandro Duret, Juan Daniel Amelog y Horacio Losito, están procesados por delitos de lesa humanidad mientras que Raúl Alberto Navone se suicidó en Córdoba antes de declarar en una causa por apropiación de hijos de desaparecidos. El que quizás se sume como fiscal es el ministro de Seguridad de San Luis, el mayor retirado Guillermo López, que compartió las mismas aulas del Colegio Militar.

Las chicas de Cecilia Pando, quien se transformó en el mascarón de proa de los hombres de armas deseosos de la libertad de sus compañeros o superiores durante la dictadura, fueron de las más activas a la hora de hacer proselitismo entre las distintas fuerzas políticas. Tuvieron su momento de gloria con el ex presidente Eduardo Duhalde, quien las recibió hace tres semanas en el local del Frente Con Vos Buenos Aires, que postula a Patti. Según comentaron las mujeres de la Asociación de Familiares y Amigos de los Presos Políticos de la Argentina (Afyappa), Duhalde y Basile se comprometieron a analizar “las irregularidades” de los expedientes en las que están involucrados los militares, eso sí después del 28 de junio: la causa no aparece muy convocante.

La posibilidad de avanzar con una avalancha de pedidos de nulidades en los tribunales mientras se “lucha por la amnistía” –como declaró Cúneo a este diario– es la reivindicación con la que llegaron también a encontrarse con el rabino Bergman. Ana Barreiro, la esposa de Néstor Guillermo “El Nabo” Barreiro, el represor detenido por su actuación en el III Cuerpo de Ejército, es otra de las militantes de la causa que cuenta con un vínculo histórico con Juan José Alvarez, el ex ministro de Seguridad bonaerense y uno de los principales operadores de Francisco de Narváez, el primer candidato a diputado de Unión-Pro.

La estrategia de la UP es encontrar un lugar de arraigo entre las fuerzas políticas tradicionales ante el fracaso de los intentos propios. En el 2003, Auel tenía en ciernes el emprendimiento de la virtual logia y se presentó como candidato a diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires en las filas del partido Cambio con Justicia Social. Los votos le fueron esquivos: sacó apenas 3141 sufragios (0,18 por ciento) sobre más de 1,8 millón. El resultado no lo amedrentó para seguir buscando auditorios donde hacer escuchar su pensamiento. En noviembre de ese año dio una conferencia en la sede de la VI Brigada de Infantería de Montaña con asiento en Neuquén. “Los piqueteros tienen más dinero que el Ejército y el Ministerio de Defensa, y quieren tomar la Casa Rosada.” En marzo del 2006, poco antes de asumir la presidencia de la UP, se sinceró en una entrevista con Samuel “Chiche” Gelblung por Radio 10: “No puedo aceptar que digan que hubo campos de concentración, es mentira. Lo que hubo fueron lugares de detención que están totalmente previstos en la doctrina y estaban en los reglamentos oficiales establecidos.” Y concluyó: “Acá hubo una guerra civil con una conducción externa en lo que hace al agresor terrorista, guerrillero y revolucionario”.

La “propuesta de acción ciudadana” para reclutar fiscales que surgió de Auel y germinó en la UP se reprodujo en las pantallas de las PC con un desafío explícito: “Cuando dejemos de ser cobardes los K(s) dejarán de hacerse los valientes....!!!!!”

Nora Veiras

Cuando Solá trabajó para Monsanto

· 0 comentarios


El estudio de Campo


El ingeniero agrónomo Felipe Solá hizo el estudio de campo para la investigación de mercado del Roundup, el denominado herbicida total de Monsanto. En 1996, como secretario de Agricultura de Menem y Cavallo, autorizó la introducción de la soja transgénica resistente a ese poderoso veneno. En esta entrevista, el ex funcionario defiende su actuación y critica la política posterior a su renuncia.

Por Horacio Verbitsky

El ex secretario de agricultura Felipe Solá, quien en 1996 autorizó la introducción de la soja transgénica resistente al glifosato, había realizado antes el estudio de campo para Monsanto en una investigación de mercado sobre el Roundup, la marca de la transnacional estadounidense para el glifosato. Así lo explicó el propio Solá, en la entrevista que se publica aquí. También confirmó el rol decisivo del ingeniero Héctor Huergo en la introducción de los cultivos industriales, el pesticida de Monsanto y los biocombustibles, que Solá engloba con algún pudor como “incorporación masiva de tecnología”.

El nombre de Solá no figura en el estudio, que comprendió viajes suyos a varias provincias, porque, según dijo, fue un colaborador part-time del ingeniero agrónomo Marcelo Regúnaga, quien sí puso su firma en el trabajo. También dijo que no tuvo contactos posteriores con Monsanto y que no le ofrecieron sobornos para su autorización. La lectura del expediente administrativo, consumado en apenas 81 días y antes de que se firmara el dictamen jurídico, con 136 desordenados folios, de los cuales 108 corresponden a un trabajo de Monsanto sobre su producto, que ni siquiera fue traducido al castellano, justifican la pregunta al responsable. Consultado para esta nota, Regúnaga confirmó la participación de Solá en el estudio, cuyo propósito era estimar cuánto podía crecer la demanda de herbicidas, entre ellos el Roundup, que no era el único que comercializaba Monsanto. Solá, que era ayudante en la cátedra de Administración Rural de Regúnaga, colaboró en la consultoría y viajó a Tucumán para entrevistar a productores de caña de azúcar. En la región pampeana el cuestionario se presentaba a productores de maíz y soja, que aún no era el cultivo principal. Según Regúnaga fue un pequeño estudio técnico exploratorio que se realizó en pocas semanas, cuando Monsanto era una empresa más orientada a los químicos en general que al agro y no existían los transgénicos. Los herbicidas se usaban para combatir ciertas malezas permanentes, muy difíciles de controlar, como el sorgo de alepo y el gramón. El impacto del glifosato era bajísimo y no se podía estimar todavía la magnitud de uso que tendría en los noventa, agregó. En 1989, cuando el presidente Carlos Menem le encomendó la Secretaría de Agricultura y Pesca, Solá designó a Regúnaga como su principal colaborador. Regúnaga es un entusiasta defensor del producto de Monsanto, de lo que se informará en otra nota.

Solá dice que no se arrepiente de nada de lo actuado y cuestiona la política seguida por el gobierno del ex presidente Néstor Kirchner y de CFK, o su ausencia, y plantea un debate sobre la introducción de los cultivos transgénicos y la forma en que se manejaron, cuando él ya había dejado su cargo.
El discurso moderno

–¿Por qué el ingeniero Héctor Huergo (creador y columnista de Clarín Rural) estuvo sólo unos meses al frente del INTA?

Felipe Solá: –Huergo estuvo en el INTA entre febrero y noviembre de 1994. Era conocida su vocación por la incorporación masiva de tecnología. El venía sosteniendo que el modelo sostenido durante el gobierno de Alfonsín, con retenciones y tipos de cambios diferenciales, había condenado al campo al atraso tecnológico, y que el INTA y otros organismos técnicos sólo desarrollaban técnicas de aguante. La Argentina no fertilizaba, el uso de herbicidas e insecticidas se limitaba al de algunos productos clásicos, y los modernos (menos agresivos) eran carísimos porque se pagaban con un dólar que costaba el doble que el dólar al cual el campo vendía. Huergo pensaba que la convertibilidad, a pesar de los graves problemas de adaptación que generaba para los pequeños y medianos productores, sobre todo para los pequeños, era una clara oportunidad para acortar la brecha tecnológica con el mundo agrícola desarrollado. Y acusaba al INTA de atraso en adaptarse a esa circunstancia. Estuvo en el INTA hasta que, según dijo, fracasaron sus esfuerzos por introducir un discurso moderno, privilegiando el sendero de la intensificación por sobre todas las cosas, dado el atraso y la falta de productividad que se advertían. Se peleó siempre con el Consejo Directivo integrado por las entidades del campo y otros y no tuvo mucha cintura (sostenía que su tiempo era veloz y el del Consejo Directivo de una cadencia diferente). Quiso al final incorporar una planta de biodiesel donada por un organismo francés y no consiguió la aprobación del directorio y se fue comunicándome su disgusto por esta situación. Lo dejé ir porque me daba cuenta de que más allá de los ímpetus tecnológicos que yo aprobaba, su manejo era imposible en una institución que es prácticamente mixta en su conducción aunque sea del Estado.

–¿Por qué en el expediente de autorización de la soja transgénica resistente al glifosato no figura ninguno de los estudios que pidieron los técnicos?

Felipe Solá: –En el expediente figuran los estudios que correspondían según la normativa vigente para la aprobación de temas transgénicos en la Secretaría de Agricultura en dicha época. El principal elemento de sostén técnico para esa aprobación fue, por supuesto, el trabajo de la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (Conabia), prestigiada hoy y siempre, desde que se formó, en el año 1991, que fue impecable. Además, la empresa Nidera, que es la que había pedido que se estudiara la posibilidad de liberar la soja RR o transgénica resistente al herbicida total (no la empresa Monsanto, que fue la que la creó), presentaba trabajos de campo desde 1991 en la Secretaría de Agricultura y durante esos cinco años había estado siendo controlada por los técnicos del INTA. Es decir que hubo un largo tiempo de estudio del impacto que tenía en el medioambiente vegetal y animal, y sobre las posibilidades de problemas con la salud humana, antes de mi aprobación. No conozco otros técnicos que figuren en el expediente y, de ser así, yo me ajusté a la normativa vigente, que es la que me dictaba acudir a la Conabia.
Los estudios no realizados

–¿Por qué firmó la autorización el mismo día en que los técnicos pedían estudios de corto, mediano y largo plazo?

Felipe Solá: –La respuesta es parecida a la de la pregunta anterior. Yo no sé si el mismo día alguien pidió otra cosa, y no sé qué técnicos. Yo cumplí con mi obligación, no falté a ninguna de las obligaciones que tenía en cuanto a tomar recaudos para la aprobación de la soja transgénica. Si había algún técnico que estaba en desacuerdo, supongo que no aparece en el expediente y, si apareciera, eso no le quita absoluta legalidad y legitimidad a mi medida. Por otra parte, el tiempo transcurrido desde el momento en que se liberó esa soja hasta ahora, indica claramente que el uso racional del herbicida glifosato dentro de los límites que marcan las leyes no ha generado problemas con los humanos, salvo en aquellos casos en que operando sobre campos de soja pegados a algún lugar poblado se incumplió con la normativa sobre fumigaciones que dice que tiene que haber por lo menos dos kilómetros de distancia. Han afectado a alguna población de la misma manera en que nos puede afectar el insecticida Off si lo tomamos en una taza de té o si nos lo echamos en los ojos, porque tienen normativas de uso. La agricultura usaba antes fosforados y clorados como insecticidas y se prohibieron. El glifosato es de muy baja toxicidad y mucho más en relación a éstos.

–¿Por qué, de 136 folios del expediente, 108 son de Monsanto?

Felipe Solá: –Monsanto tenía gran cantidad de investigaciones en el mundo hechas por la creación del gen RR, con ingeniería genética, y muchísimos estudios publicados con veracidad científica, abiertos al mundo de la ciencia y la tecnología para ser consultados y/o discutidos. Por eso, el aporte requerido por la Conabia es básicamente el aporte hecho por Monsanto, aunque no el único. Todos esos estudios fueron analizados por la Conabia y es lógico que quien creó el gen tuviera más elementos para aportar. Por eso, hay más páginas de Monsanto, supongo, porque no he tenido el expediente a la vista desde hace trece años. No lo he pedido, no lo he mirado, pero sí recuerdo y he reconstruido con algunos cómo fue este tema.

–¿Por qué esas páginas no fueron traducidas al español?

Felipe Solá: –Porque el inglés es el idioma científico y técnico, y porque nadie que pueda estar en condiciones de analizar algo como por ejemplo los efectos positivos o negativos de la soja transgénica, no domina el inglés. Ese expediente podía ser mirado el día de mañana por científicos o técnicos y ése era el idioma aceptado mundialmente. Aun los estudios científicos escritos en otro idioma de origen siempre son traducidos al inglés y entonces no había ninguna legislación argentina que nos obligara a traducirlos al español y tampoco creo yo que sea un problema en ninguna investigación a esta altura encontrarse con un texto en inglés.

–¿Por qué el dictamen jurídico tiene fecha posterior en tres días a la autorización, pero en el expediente figura en una foja anterior?

Felipe Solá: –No lo sé, no lo recuerdo, yo estaba absolutamente habilitado, con entidad, y era absolutamente apto para tomar la medida. Por lo tanto, la cuestión del dictamen jurídico que debe preceder obviamente en la fecha, como corresponde, a mi resolución, no es para mí el problema a dilucidar en este momento. Eso está claro.
 


La relación con Monsanto

–¿Cuáles fueron sus relaciones previas y posteriores con Monsanto?

Felipe Solá: –Como secretario de Agricultura, no he tenido con Monsanto relaciones especiales o que yo recuerde. No recuerdo ni el nombre de su presidente, ni la cara de Monsanto. Solamente pueden haber estado en reuniones de cámaras de las empresas, entre las cuales estaba Monsanto, pero durante mis largos años como secretario no tuve relación directa con Monsanto, ni a través de alguien, nunca. En el año 1981 hice un trabajo con el ingeniero Regúnaga en el que a mí me tocó la parte de campo. Era el estudio de mercado para el Roundup, lo que me llevó a viajar a algunas provincias, pero no firmé porque siempre fui un colaborador part-time para un trabajo que sí firmó Regúnaga. Era para Monsanto. Nunca más los vi después a los de Monsanto. Al decir después digo que alguien, en un momento dado, se reunió conmigo y con Regúnaga en 1981 a los efectos de requerir alguna pregunta sobre el trabajo, pero era un técnico del nivel más bajo. Después de la salida de la Secretaría de Agricultura tampoco he tenido la más mínima relación con Monsanto.

–¿Conoce casos nacionales o internacionales donde Monsanto ofreció sobornos?

–La gente que tiene un pensamiento globalifóbico, y dentro de ese pensamiento introduce la cuestión ecológica, le atribuye a la ingeniería genética una responsabilidad importante en algunas cuestiones, cosa que para mí en el caso de la soja no está para nada probado. Creo que no hay estudios sobre el tema de la posibilidad de que el Roundup sea un problema en sí mismo. Lo que está en discusión son los efectos sociales que pudo haber tenido la enorme difusión de la soja transgénica y de la agricultura sojera desde 1997 en adelante, que explica prácticamente todo el crecimiento de la agricultura argentina, que pasa de seis millones de toneladas en el año 1998, cuando yo me fui, a 97 millones de toneladas en el año 2008. Ante la pregunta concreta de los sobornos, no puedo saberlo, no lo sé. Es evidente que la cuestión ha tenido un impacto tal que, en términos conspirativos, se pueda pensar ahora que ha sido todo la culminación de un gran negocio. Yo creo que no fue así en el caso de la Argentina.

–¿Le ofrecieron pagarle por la autorización? En tal caso, ¿cuánto y qué contestó?

Felipe Solá: –Por supuesto que no. Es más, como secretario de Agricultura no firmé ninguna resolución, de ningún tema, por la cual me ofrecieran pagarme plata, o sobornos o lo que fuera. Salvo en el caso de temas vinculados con el Senasa, cuando este organismo tenía una función doble, porque además de hacerse cargo de la responsabilidad del estado sanitario de las industrias frigoríficas, también debía verificar si los matarifes estaban al día con los impuestos, con el IVA concretamente. En ese caso, hubo alguna sugerencia indirecta, que dio lugar a problemas, líos, que yo transmití por la prensa y que terminaron en varios casos con denuncias penales. Y yo recibí algunos “aprietes” bastante lamentables, pero que no consiguieron torcer nuestra política.
 


Nada de qué arrepentirse

–¿Algo más?

Felipe Solá: –Quisiera agregar algunas cosas. En primer lugar, no me arrepiento de lo conseguido, porque se trata en el fondo de investigar el impacto de la expansión del área sembrada con soja de 1997 a hoy. Creo que la soja transgénica permitió avanzar sobre estos cultivos, sobre otras actividades rurales y sobre regiones no pampeanas. Al permitir eso, ha producido seguramente cambios muy fuertes desde el punto de vista social y económico y en las formas de vida agraria, en algunos casos. Yo decidí que ingresara el gran cultivo en circunstancias muy especiales, el uno a uno hacía difícil ser un pequeño productor, el agricultor pudo aprovechar la innovación para subsistir, primero, y para crecer, después. La Argentina tuvo a mano una tecnología al mismo tiempo que Estados Unidos y la aplicó con enorme éxito porque ya venía siendo pionera en la siembra directa de sus cultivos. El avance no se hizo contra el suelo, sino respetando su estructura física y su actividad biológica por la misma siembra directa. Los resultados positivos fueron espectaculares y ocurrieron después de que me fuera de la Secretaría. Las distorsiones sociales y económicas también ocurrieron después, pero debo recalcar que en diez años no ha habido política agrícola ninguna, como no fuera dejar que cada uno sembrara lo que quisiera sin prever ni el monocultivo, que genera el problema sobre la fertilidad y no sobre la estructura física de los suelos, ni el reemplazo de actividades más intensivas en mano de obra rural y más tradicionales en cuanto al arraigo poblacional, en especial en las economías regionales. Me refiero a políticas de premios y castigos según el tipo de cultivo. Creció la oferta de mano de obra en las clases trabajadoras y medias de las ciudades rurales porque hubo mayor volumen producido, exportado consumido, pero bajó la oferta de mano de obra en el campo propiamente dicha. Resulta muy importante leer lo que el INTA, bajo la dirección del actual secretario de Agricultura, ha historiado mejor que nadie. Me refiero a “Diez años de organismos genéticamente modificados en la agricultura argentina”, de Eugenio Cap y Eduardo Trigo. También es muy importante leer lo que (el ministro) Lino Barañao opina del trabajo de la Conabia en estos temas. Finalmente, debo recordar también que el maíz RR, el maíz transgénico, fue aprobado por la Secretaría de Agricultura durante el gobierno del presidente Néstor Kirchner, de la misma manera que está aprobado en decenas de países junto con la soja, entre ellos Brasil. Por lo tanto, este descubrimiento de que la soja es la causante de todos los males ahora no parece haber sido algo consciente en la Secretaría de Agricultura en años anteriores, como tampoco en otra área de gobierno. Lo ocurrido es demasiado importante y transformador como para dejarlo como una conspiración antiargentina o como un simple hecho de corrupción como sugieren las preguntas. Las próximas elecciones no pueden servir de excusa para descubrir ahora quién es quién. Me refiero a mí. Con mis errores, yo soy el mismo de ayer y volvería a firmar como en 1996 la fenomenal ampliación de la economía del interior del país que se dio. Eso sí, si me hubiera quedado en la Secretaría de Agricultura, hubiera tenido una política agrícola, es decir, hubiera estudiado año tras año, junto con los productores, qué convenía sembrar, y para eso sirven las retenciones y hasta incluso algunos premios posibles a cada cultivo. Hubiera balanceado la agricultura argentina, de forma tal que no se sojizara. Con los errores recientes del año pasado, el gobierno ha sojizado aún más la agricultura. Eso es todo lo que tengo que decir, y agradezco ser consultado.

Entrevista con Regúnaga: Mercedes González.
 

Fuente: Pagina/12

Secuaces

Peronachos

PJDigital.org

Portal de Noticias

En Sintonía