Sumar ¿restando?

domingo, 22 de agosto de 2010 ·



No sé si es bueno o es malo. Pero debido a que es necesario sumar, en referencia a la defensa de este gobierno nacional y popular, debemos tomarlo como lo primero. Eso sí, sin dejar de echar el ojo, o marcar más de cerca, pues como dicen, el que se quema con leche ve la vaca y llora. Es que así nos fue con eso de sumar por sumar, y con tal de hacerlo incorporando a cualquier sumando que habría de demostrar rasgos de contener nuestros mismos objetivos. El caso de Cleto Cobos es el que me refiero. Ese sumando que a la primera situación en la que debía demostrar que era parte de la suma, terminó por aclararnos que seguía siendo en realidad, un malintencionado sustraendo.
La capacidad -dice Feinmann- qué tiene el Peronismo para sumar, contribuye a su perdurabilidad, aunque algunas veces esa capacidad nos introduzca en la neblina de no saber distinguir qué es bueno y qué es malo. Qué verdaderamente suma, y qué resta. O como para decirlo de otro modo más directo, quién está con el modelo y quién no, quién está por su ideología y sus valores, y quienes están por sus intereses.
Cuando el conflicto del campo estaba en plena efervescencia, cuando se captaba con facilidad la atención de las personas a través de repetidas mentiras y se los hacía partícipes de la defensa de los intereses de quienes más ganaban -siguen hoy haciéndolo, lo de ganar digo- en el País,  éramos pocos los que nos mostrábamos defensores de este modelo, y de las decisiones que el gobierno tomaba.  Éramos pocos los que en sus lugares de trabajo, en sus barrios, intentábamos poner algo de freno al consumo de opiniones fabricadas desde los medios de comunicación. Hubo unos pocos que salieron a panfletear la ciudad en favor del gobierno, sin importarle la pérdida o no de sus puestos de trabajos.
Otros elegían los mensajes de texto a los medios constructores de mentiras, como una alternativa para levantar otras voces. Pero ese poder que les daba el ser propietarios de los mismos, jugaba muchas veces en contra, y hasta se llegaba a publicar sólo los mensajes que resultaban producto de la calentura, y no los que realmente contenían buenos fundamentos. No podíamos esperar otra cosa de quienes promocionaban los cortes de rutas, las misas en las mismas, y dedicaban muchas horas de su programación a difamar a un gobierno democrático.
"Horas en la ruta, horas en los actos, horas en el aire, horas en estas páginas y sólo para ayudar a pensar, disentir y abrir la mente a todas las ideas." Decían desde una editorial, mostrándonos que más que ayudar a pensar, lo que hacían era promocionar una sola idea: la de ellos, en defensa de los grandes intereses económicos.
Hoy que la situación es más que distinta, hay muchos que vuelven para sumarse. Por eso uno dice no saber si es buena o es mala esta sumatoria, y aún celebrando este retorno de muchos que se mantenían neutrales en aquel conflicto, no puedo dejar de olvidar a esos otros que siendo dirigentes partidarios del Peronismo, vuelven después de haber estado -por ignorancia, o por poca lectura- en el lugar y momento equivocado. Prueba de ello fue la conformación de la lista del Frente para la Victoria a nivel local para las elecciones del 28 de junio del año pasado, dónde se llevaba en segundo lugar como candidato a concejal, a un  ejemplar del nuevo antiperonismo, un acérrimo anti k que no se inmutaba al promocionar la tijera en contra de Kirchner siendo él, candidato por el mismo partido: el Dr. Fabian Artenzio. El resultado de aquella tijereteada aquí.
Por ese entonces también el candidato principal, el presidente del partido, que jugaba a hacerse el Cobos Sampedrino, y coqueteaba con quienes deseaban cero retenciones, tuvo el impulso de llevar en su lista a un productor rural sacado de la cantera de la ruta: un piquetero rural con toda su estampa. Que si bien no resultó, no fue debido al reclamo de quienes rodeaban al dirigente "peronista", un pedido de la militancia vieja y nueva, sino todo lo contrario: aquella candidatura no pudo ser porque los otros piqueteros rurales, compañeros de ruta, comenzaron a confrontar con el ruralista que ambicionaba las 8 lucas del puesto de concejal.
Como decía, hoy la situación es otra. El campo ya no junta más para su defensa a personas ajenas a ese interés individualista que le son comunes a ellos. Hoy no es lo mismo, las anteojeras se han caído. Es por eso que ahora nos reunimos con El Patriota, y de alguna manera descubrimos a ese cuadrazo del movimiento y nos encontramos con eso de que solamente teníamos el local partidario. Por eso ahora caminamos con el Ministro de Economía, Amado Boudou, todo Arrecifes, cuando antes estuvimos en contra de las decisiones económicas (aún teniendo la llave del Partido local) como fue la 125. 
Es bueno sumar, pero sin despegar los ojos de los sumandos. Está claro que aquí se vuelve sobre la frase del líder del movimiento que hablaba de eso, de la construcción de la casa y los ladrillos de bosta.

Secuaces

Peronachos

PJDigital.org

Portal de Noticias

En Sintonía