Argentina: Un país a copiar.

viernes, 3 de diciembre de 2010 ·



El estúpido de Aguinis se maravilla de Irlanda dónde está todo para la mierda. Parece que añora la década del 90 donde a pocos le iba bien, algunos estúpidos como él,  y a la gran mayoría le iba para el orto. 

...El acuerdo celebrado por la sociedad irlandesa fue más osado y patriótico que el Pacto de la Moncloa. Lo explico. El gobierno se comprometía a reducir los impuestos de manera drástica; los empresarios, a un lento pero continuo aumento de los salarios, así como a una producción de excelencia, competitiva. Los trabajadores se comprometieron a respetar una paz social absoluta, sin transgresiones.
Ese pacto fue, al principio, objeto de críticas, burlas y resistencias. Su renovación anual reabría fijaciones ideológicas arcaicas, pero su éxito cada vez más compacto terminó por convertirlo en una presencia que ahora sólo impugnan los imbéciles.
La reducción de impuestos, en particular los personales, quería generar una nueva sensación ciudadana: que si el individuo ganaba más, esa ganancia era legítima y el Estado no se la quitaría. Se estimulaba, de esa forma, la inversión en el país.
También, al reducirlos, se ampliaba la base de contribuyentes y serían los mismos habitantes los que aplicarían la condena social a los familiares y amigos que no cumplieran con su deber de contribuyentes.
Pero la audacia más notable consistía en conquistar las grandes inversiones extranjeras. En efecto: en lugar de considerarlas un enemigo que viene a quitar riqueza, se las vio como un bien que debe quedarse y multiplicarse dentro del país. En otras palabras: con esa reducción drástica de impuestos, las ganancias de esas empresas no iban a ser repatriadas: convenía reinvertir en Irlanda.
Semejante golpe de inteligencia no sólo fue asombroso, sino que ahora empiezan a imitarlo en Europa oriental, sedienta también de inversiones. No hizo falta la compulsión, sino pensar en el interés de todas las partes.
Irlanda ha abierto los mercados, diversificó la producción, aumentó la calidad competitiva y aumentó las exportaciones con ritmo febril. Estas exportaciones son fundamentales para un territorio cuyo mercado interno es minúsculo. Irlanda ya tiene el endeudamiento más bajo de Europa. Y el crecimiento más acelerado. Su población ha crecido de tres millones, en 1970, a 4,5 millones, en la actualidad. Ya nadie se quiere ir de Irlanda...

El novelista de la cruz invertida parece que vive en una nube de pedos. Irlanda hoy, es la Argentina del 2001. Y el tipo ve como muy acertadas las políticas aplicadas por el gobierno Irlandés. Lo que no quiere ver es que la mayoría de las personas de ese país no piensan lo mismo. No son estúpidos. 

Fuente: Apocalipticus

Miles de manifestantes marcharon hoy por las calles de Dublín para protestar contra el duro plan de austeridad cuatrienal del Gobierno irlandés, que prevé concluir este fin de semana sus negociaciones con la UE y el FMI sobre el rescate a este país.
 
Según la Policía (Garda), la manifestación fue seguida al principio por unas 10.000 personas, aunque subió hasta los 50.000 a medida que ésta se acercaba hasta la emblemática Oficina General de Correos (GPO) en O'Connell Street, en el corazón de la capital, mientras que la organización habló de "100.000 o 150.000".

En este edificio combatieron los revolucionarios irlandeses en abril de 1916 en el "Levantamiento de Pascua" contra las fuerzas de ocupación británicas para lograr, cinco años después, la independencia de Irlanda, ahora cuestionada por la presencia en el país de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Con calles embarradas y resbaladizas, tras caer por la noche la primera nevada del año, la asistencia al comienzo fue menor de la esperada por los sindicatos, que confiaban en convocar una gran concentración después de lanzar una campaña publicitaria en la red social Facebook y organizar medios de transporte en otras zonas del país. La nieve provocó en las últimas horas cortes temporales de carreteras y retrasos importantes en los transportes públicos de Dublín y en su aeropuerto, donde varios vuelos fueron cancelados.
 
El frío también pareció dejar en sus casas a los grupos que en los últimos años protagonizaron enfrentamientos con las fuerzas del orden en la capital, algunos de ellos vinculados a organizaciones de extrema izquierda y, supuestamente, también a disidentes del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA).

A los pies del GPO, el escritor y columnista del diario "The Irish Times", Fintan O'Toole, aseguró que el Gobierno ha declarado la "guerra" a los más pobres al empeñarse en salvar de la quema al sistema bancario nacional, el principal responsable, para muchos, de la grave crisis económica. El autor del libro "Barco de locos, cómo la estupidez y la corrupción hundió al Tigre Celta" también recordó que el Ejecutivo está negociando un plan de rescate para el país, valorado en unos 85.000 millones de euros, con gente que no ha sido elegida democráticamente por el pueblo irlandés, en referencia a la UE y el FMI. La actriz Ruth O'Connor interpretó después al revolucionario irlandés Padraig Pearse para leer extractos de la Proclamación de Independencia, tal y como hizo aquel ante el GPO el 24 de abril de 1916.

El secretario general del sindicato Congreso Irlandés de Sindicatos (Ictu), David Begg, recordó que el famoso bandolero inglés del siglo XVII Dick Turpin llevaba una máscara para robar a la gente, mientras que el Gobierno lo hace a cara descubierta.

Ictu advirtió de que el plan de austeridad del Ejecutivo "causará daños irreparables y convertirá a este país en un desierto económico y social".

El citado plan prevé drásticos recortes en los servicios sociales, salarios, pensiones y un aumento general de los impuestos para ahorrar durante los próximos años 15.000 millones de euros y reducir el déficit público hasta el 3% del Producto Interior bruto (PBI) en 2014.

Secuaces

Peronachos

PJDigital.org

Portal de Noticias

En Sintonía