Todos tienen derecho

sábado, 30 de enero de 2010 ·

Todos tienen derecho....

...a gustar u odiar a los K, elogiar o criticar, apoyar u oponerse a un Gobierno que para unos es  populista, y para otros está poniendo varios puntos en las íes que  faltaban en políticas nacionales…

…a idolatrar a Maradona como Dios en la tierra, o tenerle lástima como un pobre pibe del potrero que se mareó con la popularidad y la guita…

…; hablar mal de la Presidenta (menos tratarla de “yegua” porque eso hiere la dignidad elemental del cargo presidencial, al final es la Presidenta) o hablar mal de la Carrió (en este caso pueden llamarla de “gorda”, no es ofensivo)…

…a apoyar a Redrado como el Golden Boy salvador de la Patria en todos estos seis años, o al “pendejo” caprichoso que intentó hacerse la víctima, y renunció cuando vio que la oposición que lo había engolosinado, finalmente le abría la mano y la Bicameral iba a aconsejar su remoción…

…a pensar que la oposición es bastión de republicanismo y democracia o un rejuntado peor que el oficialismo, que sufre, obviamente, todos los males de los políticos argentinos…

…a denunciar que los de la Tupac Amaru son guerrilleros encubiertos, o admirarlos como ejemplo a ser seguido, multiplicando por todos los rincones militancias que en lugar de perderse en luchas internas, trabajen positivamente en organizar la gente para progresar y salir de la exclusión…

Pero a lo que no hay derecho
alguno es a:

  1. Oponerse a que la Argentina salde su deuda con las sobras de sus reservas, que se fueron acumulando en todo este tiempo, para poder reinsertarse en el escenario del crédito internacional. O utilizarlas en generar producción y empleo, para fortalecer el crecimiento económico. Algo que hasta Obama está haciendo en los States. Puede (y debe) la oposición exigir un uso discrecional, controlado, y no “politizado”. Pero no se puede apostar al “cuanto peor, mejor”.
  2. Querer que la Argentina se endeude, con o sin FMI, porque el endeudamiento es, en lo mínimo, “peligroso”. En algunos casos, “suicida”.
  3. Anteponer intereses personales o grupales a los de la comunidad toda. Un poco de grandeza en los que gobiernan pero también en los que son oposición. Porque uno lo que ve desde fuera es que, pese a sus errores, el Gobierno sabe rectificar sus procederes, sujetándose inclusive a un Congreso que no tiene cómo serle obsecuente, y que inclusive consigue derrotarlo como en el caso de la 125. Pero en la oposición, hay varios que quieren que el circo pegue fuego, de cualquier manera y a cualquier precio.
  4. Por último, no tiene derecho a olvidarse de diciembre del 2001. La quijotesca vuelta al ruedo del dinosaurio Duhalde es una afrenta a la memoria. Idem el elogio a la represión militar, la tortura o el terrorismo de Estado.

Y si, haciendo uso del libre albedrío que le corresponde como ser humano, prefiere defender cualquiera de esos itens, no hay problema alguno. Apenas forma parte de los apátridas o vendidos, que anteponen sus odios personales o sus privilegios económicos al bien común de todos los argentinos.

E.F.








1 comentarios:

MONA dijo...
enero 30, 2010  

Tenés razón.
No tienen derecho a poner palos en la rueda, esa horda de opositores a todo, porque lo que buscan es vencer al gobierno.
Son los que desguazaron al Estado nacional, los que primero congelaron y luego bajaron las jubilaciones, los que inventaron y se beneficiaron con la deuda externa, crearon la “patria financiera” , destruyeron las leyes laborales, huyeron cada vez que gobernaron, fueron autoritarios siempre que les convino, fundieron la industria nacional, inventaron la hiperinflación...
Por eso, ahora no tienen derecho!!!
Saludos

Secuaces

Peronachos

PJDigital.org

Portal de Noticias

En Sintonía