Oficialitis

domingo, 31 de octubre de 2010 ·



Cuando uno no tiene ganas de escribir unas líneas (aunque escriba para el orto) o no te dan los tiempos más que para leer, chusmear, lo que anda circulando por la red de redes, puede aferrase a esa posibilidad que te brinda el botón derecho del ratón y salvar esa primera intención de decir algo: Cortar y pegar. En todo caso es lo que vengo haciendo desde hace tiempo. Es como reconocer que lo que sentís y pensabas compartir, ya fue escrito antes, y de una mejor manera. 
Por eso traigo una parte de la columna escrita por Pablo Marchetti, creador junto a otros vagos, de la Revista Barcelona, especialmente para La Vaca. Reproducida en su totalidad por Radioe99, (unos cumpas de la ciudad de Baradero, que comparten con quien escribe, la sensación de estar viviendo en una ciudad completamente Gorila). De ahí afanamos el texto.

Oficialitis
 
Néstor irritó a nuestros enemigos y más allá de las diferencias, más allá de las medidas y aliados impresentables, más allá de la minería y el pejotismo, el espanto que generaban esos enemigos siempre pudo más. Y cada vez que alguno de estos enemigos mostraba los dientes y las uñas daba ganas de volverse más K que Orlando Barone. Sí, lo confieso: muchas veces, escuchando a Biolcatti, leyendo a Morales Solá o a Mariano Grondona o viendo algunos títulos de Clarín me dieron ganas de pasar por la galería Bond Street, tatuarme la cara de Néstor y Cris en la espalda y después salir, ir al estudio de Canal 7 donde se graba 678 y decir: “Mirá, Barone, a que vos no tenés un tatuaje así, soy más oficialista que vos”.
Desde el miércoles, cuando Néstor la quedó en Calafate, las bestias comenzaron a mostrar los colmillos. Son los mismos simios gigantes que quisieron dictarnos lecciones republicanas impresentables luego del velorio de Alfonsín, sin olvidar que ellos habían odiado a Alfonsín. Pero claro, Alfonsín se quedó ahí. Lo intentó tibiamente, arregló, no supo. Sí, por supuesto, vivió modestamente, no como estos millonarios santacruceños. Pero políticamente terminó devorado por sus enemigos, sin siquiera haber atinado a pelear como es debido. Se confió, actuó como una persona y, como tal, creyó en la humanidad de las bestias que lo rodeaban.
No, Néstor no era de esa estirpe. Néstor peleaba. Por eso, como bien dice Beatriz Sarlo, prefirió no convertirse en patriarca y morir luchando. Por eso, en su despedida, no hubo ningún Biolcatti, ningún Cobos, ningún Morales Solá, ningún Duhalde. Sí, claro, nadie se alimenta de vidrio: sí hubo un Scioli o un Gioja. Pero otra vez: se podrá criticar a los amigos, pero nunca se dudará de la calaña de los enemigos. Porque lo mejor de Néstor era cuando no dialogaba con quienes reclamaban diálogo pero en realidad querían exigir, y cuando se peleaba con quienes merecían que los cagaran bien a trompadas.
No se trata aquí de comparar entierros. Pero no sólo es necesario dejar en claro que a Néstor lo despidió por lo menos el doble de la gente que le dio el último adiós a don Raúl. También sería bueno recordar que entonces hubo algunos imbéciles que destacaron lo masivo del entierro de Alfonsín (que lo fue) y presagiaban una muerte en soledad para Néstor. Que la chupen, que la sigan chupando. Vos, gorila republicano, la tenés adentro. ¡Vamos todos! “Tomala vos/ dámela a mí/ el que no salta/ es de Clarín”.

1 comentarios:

Un punk ignorante dijo...
noviembre 01, 2010  

Homenaje a Néstor Kirchner junto al diputado Martín Sabbatella

http://arinfoaudios.homeip.net/basta30102010.wma

Secuaces

Peronachos

PJDigital.org

Portal de Noticias

En Sintonía