Qué es lo que dice Felipe en la cartita

lunes, 11 de octubre de 2010 ·

Transcripción de la carta que el Agrosojero de Felipe Solá publicó, como para entender qué quiere decir.
Carta Abierta a Hugo Moyano

"Hace un tiempo ya que has elegido representar dentro de la sociedad argentina un rol agresivo e intolerante, digno de un poder sin control. (Recordemos aquí, que Felipe es antes todo, antes que político, uno de los más grandes productores de Soja, por lo que los adjetivos que le aduce a Moyano tranquilamente podríamos usarlos para describirle a él. En los últimos tiempos hemos conocidos cuan agresivos e intolerantes pueden llegar a ser aquellos individuos más indidualistas como lo son los grandes productores, cuando creen que le están "metiendo las manos en los bolsillos") En los últimos días has pretendido dirigir esa impunidad hacia mí, marcando que hemos transitado siempre caminos diferentes: yo el que creí correcto (Modestia es mi segundo nombre, Felipe el primero),  vos siempre en el mismo. Y que por el lo somos distintos.
Tenés razón: no somos lo mismo. Yo no me hice rico con la política. (Alto ahí. Qué cara de piedra debe tener uno para decir tamaña mentira. No me canso de repetirlo, recordémoslo, porque esto es necesario. Debemos tenerlo siempre presente. Felipe Solá cuando era secretario de Agricultura de Menem, autorizaró junto a este, el ingreso de la soja transgénica a nuestro país, sin ningún debate parlamentario ni académico. O sea si estan en funciones permitió el ingreso de algo que después le iba a brindar muchos beneficios, eso también es volverse rico a través de la política. Si sos funcionario público y te allanás el camino para una futura extraordinaria rentabilidad, eso también es volverse rico a costa de la política. Hay que ser hijo de puta para afirmar lo contrario) No me convertí en empresario de la basura ni del transporte. Ni de la salud o el turismo. (Sabemos que la soja deja más. Por otra parte sería alevoso Felipe) No hay muertes misteriosas de colaboradores cercanos a mi alrededor. Nunca impedí el libre desplazamiento de personas porque no estuvieran de acuerdo con mis puntos de vista (No cortar rutas pero estar a favor por consideralo como un medio de protesta, es lo mismo huevón). No les presté a mis hijos el poder circunstancial que tuve. No delaté a compañeros en los ´70. (No lo sabemos, pero viendo tu curriculum político me parece que más de una vez usaste tu dedo índice)
Lo único que compartí con vos y con millones de argentinos es la condición de peronista, la cual ostento con orgullo. Pero no entiendo el peronismo como vos. (Eso lo sabemos Felipe no hace falta que lo digas, si cuando veniste a San Pedro allá por el 2009, en vez de llegarte al Partido local o recorrer los barrios, o las bases, te acobachaste en el edificio de la Sociedad Rural local y encima te despachaste con una frase de la que no se puede volver "La revolución es la Soja". Psss si sabemos que no entendés al peronismo)
Trabajo por un peronismo abierto a toda la sociedad, que sepa dialogar y sea transparente. Creo en las organizaciones de los trabajadores pero no en la patria sindical: no confío en dirigentes gremiales que utilizan sus posiciones para convertirse en empresarios, políticos, influyentes, dueños violentos de la calle, socios del poder. (Aquí tenemos claramente el pensamiento Patronal. ¿Qué otra organizaciones de trabajadores existe que no sea sindical? ¿La organización de los sumisos a los caprichos de la Patronal?) 
Gente de buena fé cree que los violentos dicen la verdad y que pelean por causas nobles. Lo cierto es que los poderosos difícilmente corran riesgos físicos por aquello que les proponen a otros. Son la clase de tipos que pueden decir y hacer cualquier disparate, porque están seguros de no pagar las consecuencias en lo personal (Vale todo este párrafo para tu persona. No te excluyas). Suelen ir rodeados de guardaespaldas, que protegen inclusive a su entorno. O tener a su disposición patotas pagadas con plata de la gente a la que se supone que representan.
Todos tenemos virtudes y defectos. Pero la honestidad, la buena intención y la búsqueda del bienestar general deben ser la marca registrada de los dirigentes políticos. Aún con nuestros errores. (¿Cuál es el error más común de Felipe? La búsqueda del bienestar personal por sobre el general.)
Muchos de nosotros nunca fuimos violentos. Ni antes, ni ahora. Tenemos las agallas y la convicción profunda de que lo que necesitamos los argentinos es dejar de vivir con incertidumbre, para soñar con un país más seguro. Seguro para vivir, para trabajar, para estudiar, para invertir, para progresar. Y luego luchar de sol a sombra, en conjunto, para que ese sea el destino de todos. No de unos pocos. (Textuales palabras aseguramos nosotros para con las actitudes de ustedes. No se quieran adueñar de todo el diccionario para desvirtuarlo. Este modelo está en ese camino que tanto hablan los tipos como Felipe, en el de un país para todos. La diferencia es que en ustedes es un deseo al aire que después concretan lo contrario, y en cambio en nosotros es realización todos los días. )

Secuaces

Peronachos

PJDigital.org

Portal de Noticias

En Sintonía