Agroquímicos y malformaciones

viernes, 6 de agosto de 2010 ·


Andrés Carrasco: “El glifosato produce malformaciones”

Lo afirmó el titular del Laboratorio de Embriología de la UBA y uno de los principales investigadores de los efectos de los agroquímicos en la salud humana. Dijo que hay resistencia inexplicable en las autoridades para aplicar el principio precautori.
 
“Comprobamos que el glifosato –el principal agroquímico utilizado en la producción sojera-, en las condiciones en que uno quiera probarlo en modelos animales, produce malformaciones. Creemos tener una idea bastante certera de cuál es el mecanismo de acción, por qué el glifosato incrementa las malformaciones”. Así lo aseguró el médico especialista en Embriología de la Universidad de Buenos Aires, Andrés Carrasco, en diálogo exclusivo con RADIO CIUDAD (92.3 mhz.), como anticipo de las charlas que brindará este viernes y sábado en el Chaco.

La investigación de Carrasco sobre los efectos del glifosato puso el dedo en la llaga del modelo de explotación agrícola hegemónico en la Argentina y en casi toda Sudamérica: el de la soja transgénica. Y su difusión provocó enérgicos rechazos no sólo de las empresas vinculadas al sector de los agronegocios sino también dentro de la propia comunidad científica y en el ambiente político.

El médico explicó que la investigación surgió a partir de los reclamos de vecinos de pueblos del Chaco, Santiago del Estero, Córdoba y Santa Fe que estaban sometidos a consecuencias derivadas de las fumigaciones con agroquímicos. “Nosotros lo único que hicimos es recoger ese guante”, reconoció Carrasco.

“Activar el principio precautorio”

Tras comprobar en el laboratorio que el glifosato produce malformaciones, el investigador del CONICET aseguró que “lo que reflexionamos a partir de eso es que nuestros datos son suficientes como para activar el principio precautorio, cosa que en este país las instituciones se resisten”. Al respecto, citó la medida de una Cámara de Apelaciones de la provincia de Santa Fe que aplicó el “principio precautorio” por denuncias de contaminación en la localidad de San Jorge. También se puede citar el caso del juez García Redondo del Chaco que hizo lugar a una medida cautelar suspendiendo por noventa días las fumigaciones con agrotóxicos en las arroceras de La Leonesa y Las Palmas. 
 
“Resistencia inusitada e inexplicable”

Sobre la reacción de las autoridades públicas, Carrasco puntualizó que “hay una resistencia inusitada e inexplicable sobre por qué las autoridades de aplicación no recurren a ese principio para decir: están pasando cosas. Entonces, lo que tenemos que ver es revisar el uso, la clasificación, la manera, muchas cosas, en una instancia gradual”.

Al respecto, el profesor de la UBA admitió que “son 20 millones de hectáreas, son el 70% de la producción agrícola, se están usando 200 millones de litros, eso no se cambia de la noche a la mañana”. Y advirtió que “el debate gira ahí, por qué no se aplica el principio precautorio y se empiezan a tomar medidas de contención. Y empezar a pensar en el debate de cómo a futuro estos sistemas agrícolas, de agronegocios, altamente tecnologizados, con instrumentos que pueden llevar a estas consecuencias a lo largo de los años, no son revisados”.

“¿Qué nos va a pasar dentro de diez años? Acá no se trata de decir qué va a pasar en un año con la renta agraria. Tenemos esta situación económica pero tenemos que pensar a mediano plazo qué va a pasar con nuestro suelo, con nuestra gente, con la salud y el medioambiente en general”, concluyó Carrasco.

2 comentarios:

Natalia dijo...
agosto 07, 2010  

el problema no es el glifosato en sí, porque éste sólo inhibe una enzima específica que se encuentra en el reino vegetal, el lío es que va de la mano con muchos otros compuestos que actúan como surfactantes o tensoactivos (que influyen en la tensión superficial del compuesto y hacen que penetre con más facilidad en la planta), esos compuestos tienen diversos grados de toxicidad dependiendo de la composición del glifosato utilizado, el más común que es el Round-Up causa irritación en las mucosas, nauseas, diarrea y se ha comprobado que puede causar la muerte de embriones y la malformación de fetos debido a que afecta la producción de progesterona (que es la hormona que mantiene el embarazo)

Por qué lo siguen usando? porque es muy efectivo y más económico que otros agroquímicos del mismo espectro

Unfor dijo...
agosto 08, 2010  

Cómo lo ningunearon a este hombre en la época de la 125.

Secuaces

Peronachos

PJDigital.org

Portal de Noticias

En Sintonía