6 7 8, un forúnculo para la oposición mediática

domingo, 21 de febrero de 2010 ·


De la sección Espectáculos del Pasquín La Nación. Rescato este artículo en donde el autor se ha vaciado completamente, de la mala leche en una formidable paja dominguera, contra el programa 6 7 8 de canal 7.

Por Pablo Sirvén

Del cada vez más acrecentado aparato de comunicación gubernamental -diarios pagos y gratuitos, revistas, periódicos, radios, canales de TV, sitios de Internet (¿se refiere a nosotros, los blogueros ultra K?) -, lo único que provoca algún tipo de repercusión (¿tan poca es esa repercusión que a vos te mandan a escribir este artículo?) , aunque más no sea por la irritación (ahí perdiste tu objetividad y ya sabemos en que vereda estás. Queridos lectores este artículo ya no es serio) que produce, es el programa, de irregular frecuencia, 6 7 8 .

Desde que comenzó, en marzo de 2009, como una suerte de símil diario de TVR , pero con un sesgo claramente hiperkirchnerista (ahora hiper, hace un rato ultra digo yo ¿qué palabra le sigue después?), ha conseguido más centimetraje (nosotros nos medimos en kilómetros) y comentarios que todo el resto del conglomerado mediático oficial junto, lo que no es poco mérito en un momento en que la incondicionalidad exigida genera tan famélico rebote.

Así las cosas, la relación costo-beneficio (era raro que no saltara el dinero en tus  columnas) lograda por un gobierno que dilapida millones en publicidad oficial, en la cada vez más deficitaria expropiación de las transmisiones del fútbol local (estás caliente todavía ¿expropiación?) y en las toneladas de papel que gasta en los pasquines que regala o que casi nadie compra, en el caso de 6 7 8 al menos logra provocar cierto ruido. (¿al menos? vuelvo a repetir, por eso te manda a escribir este artículo? Mijo, cuando el río suena, suena.)

A la productora PPT (Pensado para Televisión), de Diego Gvirtz, Canal 7 no le paga por mes, sino por emisión, unos veinte mil pesos. Y si bien el ciclo aumentó últimamente en duración (de hora a hora y media) y en frecuencia (pues agregó una emisión dominical hacia fines del año pasado), debido a los crecientes compromisos de la emisora oficial con el fútbol (y los que sumarán pronto distintos mundiales deportivos y las celebraciones del Bicentenario), en la práctica su concreta puesta en el aire es mucho más azarosa y esporádica. Por eso, la factura mensual del 7 no se encarece tanto y, en cambio, preocupa al productor Gvirtz, que sí tiene una estructura permanente de unas cincuenta personas que alimentan las fauces del provocador magazine ultra-K. (Qué pluma la tuya).

* * *

La asumida esquizofrenia de 6 7 8 lo vuelve, si se quiere, más original que TVR y Duro de domar (los otros dos ciclos de Gvirtz, no tan intensamente políticos, que parodian la realidad con humor continuo, y que volverán esta temporada, pero por la pantalla de Canal 9).

En cambio, 6 7 8 alterna humor y seriedad sin ningún conflicto ni pudor (¿?). En efecto, es francamente chacotero y lúdico en sus aviesas (¿este artículo no lo es?) ediciones, suerte de entretenidas ensaladas donde todo se puede mezclar y malversar, aunque sin perder nunca el tono festivo o irónico, con la pretensión de descubrir las supuestas "conspiraciones" de la "corporación mediática". Pero cuando la acción vuelve al piso (el único papel de la tribuna es aplaudir en ese momento), sus panelistas e invitados afines suelen mostrarse con gesto adusto y ligeramente escandalizados o compungidos, según la ocasión.

Más allá de los aportes risueños de Cabito, y ahora también de Carlos Barragán, cada uno de los integrantes de la mesa cumple un papel bien diferenciado: Sandra Russo es la más ortodoxamente ideológica, en contraste con Carla Czudnowsky, algo más emotiva y atolondrada, en tanto que Luciano Galende (atildado columnista, devenido conductor, que Jorge Guinzburg promovió en sus muy vistas Mañanas informales ) explica con mejores modales lo que el ex director del diario menemista Extra , Orlando Barone, cuenta invariablemente de manera panfletaria. (Aquí se nota como el odio empobrece la escritura).

En PPT piensan que María Julia Oliván declinó la conducción a fin de enero porque no se avinieron a subirle el sueldo (aparentemente ganaba 15.000 pesos, y no los 90.000 que esparció una sonada versión). (Un párrafo que nunca debe escribir un periodista objetivo. "Piensan", "aparentemente", o el famoso "dicen", no hacen a la seriedad del artículo).

La verdad es que la periodista se fue cuando el alto e imparable voltaje K comenzó a incomodarla. En varias ocasiones, habría tratado de incidir para bajar el tono que el programa iba adquiriendo, pero a pesar de las promesas que le hacían en tal sentido, las cosas no sólo no se modificaban, sino que iban para peor. Cuando se fue, alegó públicamente que no quería quedar tan expuesta en un programa diario. Ahora, las autoridades de Canal 7 piensan en ella para ponerla al frente de un nuevo programa. Oliván, mientras tanto, prefiere bocetar otro proyecto televisivo que giraría en torno de los adolescentes.

Si bien Diego Gvirtz se ufana de hacer "el único programa que piensa distinto de la TV argentina", el formato de risueño libelo (ciertas palabras tampoco hacen a la seriedad, de lo que uno escribe. No hay que escriber con artilugios. Hubieses elegido "pasquín" o  "papelucho" que quedaba mejor") audiovisual encolumnado sin fisuras con el gobierno actual lo emparienta con algunos pocos programas de otras épocas. Así, entre los memoriosos, hay quienes se acuerdan, por el mismo canal, pero en tiempos de Menem, de una de las tantas ediciones de Polémica en el bar (aunque a favor de Gerardo Sofovich, por entonces capitoste de la emisora oficial, hay que decir que, al menos, sentaba a la mesa a un "contreras" de la época como Hugo Gambini).

También en la Argentina de Alfonsín supo haber cantidades de programas oficialistas, siendo el más aplicado en esa materia De bueyes perdidos (que conducía Mario Monteverde por el todavía estatal Canal 11) y, asimismo, se recuerda la maratón del Noticiero nacional , del entonces ATC, en la agitada Semana Santa de 1987, con consignas a favor de la naciente democracia amenazada por los carapintadas.

Sin embargo, tanto por la frecuencia y el horario central que 6 7 8 ocupa en la pantalla del canal público, como por su desbordada obsecuencia con el poder de turno, el parangón se ajustaría más a 60 minutos , el noticiero procesista por excelencia (al que también se parece por jugar en su título con otra apelación al reloj)(Sí, sí, vos sabés, nosotros pensábamos lo mismo ¿?) José Gómez Fuentes, el áspero conductor de aquel vistoso y controvertido magazine informativo, se aplicaba casi con tanto ahínco a defender la disparatada aventura bélica de Galtieri en las Malvinas, como hoy Barone pone el pecho a las balas anti-K.

* * *

Kirchner conoció Canal 7 hace menos de un mes gracias a la invitación de 6 7 8 (por donde pasaron Aníbal Fernández, Julio De Vido y otros altos funcionarios y amigos del poder que no suelen prodigarse en otros medios). Pronto le cursarán una invitación a la Presidenta y quizá concurra dado lo confiable que resulta esa tribuna (¿Y a dónde querés que vaya? ¿A TN?).

La diferencia entre 60 minutos y 6 7 8 es que aquél defendía a una dictadura y éste, a un gobierno democrático en baja (era raro que no cerraras la oración con el agregado odioso por el cual te pagan). Pero el indigesto plato que se sirve es idéntico en sus sabores fuertes: sólo busca satisfacer al paladar del poder de turno. Ambos deberían ser motivo de estudio en las escuelas de periodismo de aquí en más. (¿Los dos programas o tu clara posición y la nuestra?).


Aclarando que él es de apellido Sirvén y no Sirve como muchos ya le han dicho, acepta agradecimientos y puteadas al correo: psirven@lanacion.com.ar




3 comentarios:

La Pipi dijo...
febrero 21, 2010  

Excelente lectura comentada. Muchas veces, cuando se leen este tipo de "noticias" es ineludible hacer un trabajo hermenéutico. Como si uno estuviese leyendo a un filósofo antiguo, analizando palabra por palabra para que quede bien claro qué es lo que está queriendo decir. Si bien es muy obvio, es delicioso hacer esta hermenéutica, un laburo para hacer con los pibes en la escuela. Saudos!

Cumpas de Mate Amargo dijo...
febrero 21, 2010  

Lo escrito en La Nazi on, está inspirado en las enseñanzas de su fundador. Encontramos esta descripción de mitre y la posteamos tiempo á: http://dummiecaniche.blogspot.com/2009/12/mitre-el-que-escribio-la-historia.html
Falsificadores, hijo 'e tigre cada uno de estos empleaduchos del poder.

Un fuerte abrazo peronista !!!

MOO dijo...
marzo 26, 2010  

loko, gracias por este post, es muy esclarecedor, muy bueno

Secuaces

Peronachos

PJDigital.org

Portal de Noticias

En Sintonía